El ex abogado de Enrique Peña Nieto y Carlos Salinas de Gortari, Juan Collado, no es el único que tiene una cuenta congelada en la Banca Privada d’Andorra (BPA).  El diario El País reveló que también la hermana y  cuñado del detenido, Lucía y Mario, son investigados por parte de las autoridades de Andorra por el presunto lavado de dinero.

El País señala que la hermana y cuñado del abogado utilizaron sociedades de papel en México y Hong Kong para simular operaciones comerciales. Con ese entramado se triangularon 2.87 millones de euros –casi 50 millones de pesos- hacia su cuenta bancaria entre 2015 y 2017.

La operación fue bajo un esquema similar a uno que usó Juan Collado para depositar más de 7 millones de dólares a su cuenta, señala la investigación sobre los clientes mexicanos de BPA. Las autoridades de Andorra también se percataron que a la pareja se le transfirieron 247 mil dólares desde una sociedad panameña de Joan Marc Masson, primer responsable de BPA en México.

Imagen difundida de la fiesta que organizó Collado para celebrar la boda de su hija.

Para analistas de BPA, Mario, el cuñado de Juan Collado, era “hombre de confianza de Juan Collado, cliente VIP del banco”. Asimismo, dijo en Andorra que ganaba 40 mil 678 dólares mensuales (cerca de un millón de pesos) como colaborador del despacho Collado & Asociados.

De acuerdo con la publicación firmada por José María Irujo y Joaquín Gil, las autoridades de Andorra descubrieron que hermana y cuñado de Juan Collado enviaron dinero a la BPA. Esa transacción fue a través de las casas de cambio Tiber y por la sociedad fiduciaria Grupo Fidemont, usados en la BPA para imposibilitar el rastreo del dinero de varios clientes mexicanos.

Por otra parte, este viernes se dio a conocer que un Tribunal Colegiado autorizó a la Fiscalía General de la República (FGR) a obtener información financiera de Juan Collado que resguarda la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV).

La Fiscalía solicitó que se le permita acceder a información bancaria del 1 de julio al 31 de diciembre de 2013, así como del 1 de enero al 1 de diciembre de 2014, esto a pesar de que la defensa de Juan Collado buscó a través de un amparo evitar que la dependencia tuviera acceso a sus cuentas.