El Presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) celebró este miércoles que Argentina haya logrado reestructurar su deuda y de esta forma evitar la inestabilidad en los mercados financieros. El mandatario destinó los primeros de su conferencia matutina en Palacio de Gobierno para hablar del tema.

“Estamos muy satisfechos porque se logró un acuerdo para reestructurar la deuda de Argentina. Esto es una buena noticia porque estaban buscando una negociación con el Fondo Monetario Internacional (FMI) y también con los financieros, los poseedores de bonos”, dijo el tabasqueño.

López Obrador comentó que le hicieron llegar un video en el que Fernández le agradece por su apoyo, el cual se reprodujo en una pantalla gigante en Palacio Nacional: “Cuando lo necesité, estuvo a mi lado hablándome”, se le escucha decir al mandatario argentino, quien también extiende agradecimientos al Papa Francisco y a otros jefes de Estado.

López Obrador consideró que fue el gobierno anterior de Mauricio Macri el que llevó a Argentina a “condiciones lamentables” y aseguró que, si no se hubiera logrado este acuerdo, habría “inestabilidad” en los mercados.

Después de que AMLO reconociera al Gobierno de Argentina por reestructurar su deuda, el presidente de esa nación agradeció al presidente mexicano a través de su cuenta de Twitter.

El lunes pasado, el titular de Economía en Argentina, Martín Guzmán, dijo que su país logró salir del default tras largas negociaciones: “El 99% de deuda bajo ley extranjera ya ha quedado reestructurada, eso se condice con una adhesión total al canje de 93.5% que por obra de las CACs eleva el porcentaje restructurado al 99 %”, dijo el funcionario argentino.

Explicó que, con esto, “Argentina tendrá un alivio durante la próxima década de 37,700 millones de dólares y la tasa promedio baja del 7% al 3.07%, permitiendo un alivio mayor en los primeros cinco a diez años”.

Los lazos entre Argentina y México se han estrechado desde el triunfo de Fernández y es posible que ambos países produzcan la vacuna contra el COVID-19, en la que también participa la Universidad de Oxford.