En el cierre de campaña de Tepic, Nayarit, el candidato de Morena-PT-PES a la Presidencia de México, Andrés Manuel López Obrador, se comprometió a dar marcha atrás a los diez decretos firmados por el presidente Enrique Peña Nieto que según expertos y organizaciones sociales, abren la puerta a la privatización del agua en el país.

Durante su discurso, AMLO indicó que hace unos días se firmó un decreto para privatizar las aguas nacionales mediante un “albazo”, lo cual será impedido de convertirse en Presidente de México, pues se comprometió a revertir los efectos del decreto y también a no permitir ni una privatización más.

“Se acaban las privatizaciones. No se va a privatizar nada. No se va a privatizar el agua. Hace unos días firmaron un decreto queriendo dar un albazo, un madruguete para privatizar el agua. Ese decreto va para atrás”.

De acuerdo con integrantes de la coalición Agua Para Todos y un grupo de expertos del programa de Investigación para la sustentabilidad de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), el gobierno de Enrique Peña Nieto firmó diez decretos que levantan la prohibición para la entrega de permisos de extracción de agua en 300 cuencas del país y con ello abrió la posibilidad de que el agua pueda ser concesionada durante los próximos 50 años a empresas relacionadas con la minería, el fracking, los hidrocarburos, el turismo o el sector inmobiliario.