El Presidente Andrés Manuel López Obrador dio a conocer que llevará ante la cumbre del G20 su desacuerdo con la censura en las redes sociales, pues consideró que no puede haber un organismo particular que limite el derecho a la libertad de expresión.

Su posición se da luego de varios días de reprobar las sanciones que Twitter y Facebook hicieron a Donald Trump tras el allanamiento al Capitolio la semana pasada.

“La libertad debe garantizarse, debe quedar en Estados, naciones, no puede quedar en manos de particulares. En la primera reunión que tengamos del G20 voy a hacer un planteamiento sobre este asunto”, dijo el mandatario en su conferencia mañanera.

El tabasqueño recordó que las redes sociales no deben ser usadas para incitar a la violencia, aunque eso no debe ser motivo para suspender la libertad de expresión de los usuarios, “no debe ser usado de excusa”.

Agregó que los responsables de establecer mecanismos de regulación y sanción deben ser los gobiernos “legítimamente constituidos”, a través de un proceso conforme al marco legal de cada país.

De no ser así, dijo, las empresas se convertirían “en un especie de la Santa Inquisición”, sobre la expresión.

También se refirió a las violaciones a la privacidad a través de los celulares, calificándolo como una invasión a la intimidad y un atentado contra la libertad. Refirió que para hablar del tema, propuso llevar a la conferencia a especialistas que informen a la población.

“La mayoría de la gente tiene su teléfono y habla y no sabe que al mismo tiempo es un micrófono y que tienen codificado a cada cliente y mediante palabras que se usan llegan a interpretar deseos”, dijo.

Al respecto también habló el canciller Marcelo Ebrard, quien resaltó que nuestro país se encuentra en comunicación con casi todos los países del G20 y la Unión Europea para analizar el tema, pues la suspensión de cuenta lleva a un Estado “cualitativamente diferente”.

“No es de admitirse que haya una persona, o grupo de personas, que determinan por encima de Estados-naciones, quién tiene derecho de expresarse y quién no, porque eso sería admitir que hay un gobierno supranacional que determine cuáles son las libertades de los ciudadanos”, indicó.