El presidente Andrés Manuel López Obrador celebró el triunfo de Luis Arce en las elecciones presidenciales de Bolivia, perteneciente al mismo partido que Evo Morales, y escribió en su cuenta de Twitter un mensaje para felicitarlo.

“Felicitamos a Luis Alberto Arce Catacora quien triunfó ayer en las elecciones presidenciales de Bolivia”, expresó en redes sociales el presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, tras hablar por teléfono con el candidato presidencial del Movimiento al Socialismo (MAS) de Evo Morales.

“Celebramos que un grave conflicto se resolvió por la vía pacífica y democrática. Saludo organizaciones sociales, pueblos originarios, a Evo, al MAS y al pueblo boliviano”, dijo el presidente.

 

El canciller mexicano, Marcelo Ebrard, también felicitó a Arce, pero agregó que el resultado electoral es una “lección que ha dado el pueblo boliviano en defensa de su autodeterminación y su democracia” y dijo que “perdurará en nuestro continente”.

 

Ambas felicitaciones no cayeron bien en el Gobierno Boliviano. La canciller Karen Longaric, acusó en una entrevista que concedió al diario El Universal, al Presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, de inmiscuirse en asuntos internos de Bolivia y hacerle el juego a la política de Cuba, Venezuela y Nicaragua, por lo que le llamó “impertinente, arbitrario, arrogante”.

También recordó el apoyo que recibió Evo Morales del Gobierno de México, a quien incluso se le ofreció asilo político  tras su renuncia la tarde del 11 de noviembre del 2019.

El 12 de noviembre de 2019, Evo Morales llegó a México refugiado por el Gobierno mexicano, luego de denunciar un fraude electoral en Bolivia, considerado por él como un golpe de Estado.

El ex presidente boliviano opinó del triunfo de Arce. 

“El gran triunfo del pueblo es histórico, inédito y único en el mundo: a un año del golpe, recuperamos el poder político democráticamente con la conciencia y la paciencia del pueblo”, dijo Evo Morales.

Varias personalidades del continente han celebrado la victoria de Arce, como el presidente argentino, Alberto Fernández, el venezolano, Nicolás Maduro, o el ex presidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva.

El canciller argentino, Felipe Solá, recordó en Twitter que la decisión hace un año de Fernández y del presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, “salvó la vida de Evo Morales”.