La Secretaría de Desarrollo Urbano ayer publicó un video que seguro hizo llorar casi a medio mundo: Andrés Manuel López Obrador en su visita a los damnificados nayaritas por el huracán Willa.

Al presidente se le ve en el video caminando junto a habitantes, y uno de ellos, le grita: “Nunca habíamos tenido un presidente como usted, que anduviera a pie, que anduviera empolvado”.

Después, Andrés Manuel se acerca a dos ancianos. El señor que había gritado lo de “nunca habíamos tenido…”, les dice a los dos viejitos: “es el presidente”, porque ambos como que lo ven y no creen que el mismísimo presidente anduviera ahí, en ese espacio de tanta pobreza y sufrimiento.

La anciana, a punto del llanto, le dice a AMLO “ayúdenos, por favor, yo estoy enfermita y luego casi no veo, y tenemos mucho lodo adentro todavía en nuestra casa”. Andrés Manuel les responde: “a eso vengo ahora, a eso vengo ahora”, e inmediatamente en un gesto hermoso les acaricia la cabeza.

El video se hizo de inmediato viral. Miles de likes y miles de “compartidas”. En Facebook y en Twitter fue un verdadero hit. Millones de personas lo vieron.

Este tipo de acciones no son “para la foto”, no es una escenografía bien montada y delineada con antelación, no es una campaña de marketing. Este tipo de acciones es la forma de hacer política de Andrés Manuel: con la gente, caminado, empolvándose los zapatos, llegando a donde está el sufrimiento y la pobreza, las injusticias y las inequidades.

Así ha sido siempre Andrés Manuel. No va a cambiar.

AMLO visita a los damnificados de los huracanes en Nayarit. Foto: Especial

Este hecho contrasta enormemente con lo vivido también ayer: los magistrados de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) aceptaron de inmediato una petición que hicieron senadores del PAN, PRI, PRD, Movimiento Ciudadano, Partido Verde y dos del PT, además de Emilio Álvarez Icaza (que aunque llegó por el PAN-PRD-MC, él se asume como “independiente”) para declarar inconstitucional de la Ley Federal de Remuneraciones.

Los magistrados decidieron “congelar” la Ley Federal de Remuneraciones, es decir, pusieron en stand bye la intención de Andrés Manuel para que nadie en el gobierno gane más que el Presidente, es decir, 105 mil pesos al mes.

En este país hay magistrados que reciben mensualmente más de 600 mil pesos; hay funcionarios de organismos públicos que ganan entre 300 mil y 500 mil pesos. Hay diputados y senadores que se meten a sus bolsillos una millonada.

Suprema Corte de Justicia de la Nación. Foto: Especial

Esto no sería problema si la gente de a pie ganara entre 300 mil y 400 mil pesos al mes. Pero eso no es así. Hay millones de mexicanos que apenas reciben 2 mil o 3 mil pesos cada treinta días. Hay profesionistas que se joden con jornadas enormes de trabajo y que apenas ganan 5 mil o 6 mil pesos. Hay maestros que trabajan dos turnos y en las noches “meserean” y apenas sobrepasan los 10 mil pesos.

Por eso, que un funcionario público tenga tantas diferencias en el sueldo con respecto a la mayoría de los mexicanos es una cuestión poco ética y verdaderamente injusta.

Eso están defendiendo los del PRI, PAN, PRD, MC, Partido Verde, dos senadores del PT y Emilio Álvarez Icaza, además de los jueces de este país, los magistrados y varios directores de organismos públicos.

Los senadores del PRI, Miguel Ángel Osorio Chong y Claudia Ruiz Massieu, con el senador del PAN, Rafael Moreno Valle. Foto: Especial

Hay quienes mencionan que es la “República”, que hay división de poderes y que no podemos pensar que el Ejecutivo no es el que manda, porque están también los poderes Legislativo y Judicial y ellos “deben” hacerle la vida de cuadritos a un posible “autoritario” como AMLO.

Este argumento es una estupidez, porque aquí no se discute si un poder es independiente de otro, se discute si unos cuantos privilegiados deben o no ganar millonarios salarios cuando el pueblo sufre pobrezas y carencias.

La cuestión en estas dos imágenes (AMLO con los damnificados, humilde y cercano a la gente, y la oposición defendiendo sus privilegios) es que, en el plano político, AMLO los está exhibiendo.

AMLO visita a los damnificados de los huracanes en Nayarit. Foto: Especial

Sí, la Suprema Corte puede congelar la Ley Federal de Remuneraciones; sí, los senadores del PAN, PRI, PRD, MC, PVEM y dos del PT, más Emilio Álvarez Icaza pueden festejar la suspensión de ayer; sí, los jueces pueden estar ahora sonrientes por su “triunfo”. Pero lo que ellos nos ven es que se están degradando y están haciéndolo enfrente de la gente, enfrente del pueblo. Se exhiben enormemente.

Antes se exhibían, y no había problema porque todos eran lo mismo. La gente protestaba, pero no tenían poder para cambiar algo. Ahora se exhiben, pero enfrente tienen a Andrés Manuel como presidente. Y eso es muy diferente.

Eso les va a costar más de lo que ya les ha costado (vean la derrota tan enorme que sufrieron en julio pasado).

AMLO visita a los damnificados de los huracanes en Nayarit. Foto: Especial

No han entendido que Andrés Manuel es un político distinto, y que su fuerza no está en una derrota en la Corte, sino en su contacto con la gente, con el pueblo. Eso no lo han entendido, y como no lo han entendido en más de 12 años, pues parce que nunca lo van a comprender.

Allá ellos: que no lo entiendan facilitará aún más su caída, que ya de por sí es estrepitosa.