Como lo prometió el Presidente Andrés Manuel López Obrador, el consumo lúdico de la marihuana ya es una realidad. La Cámara de Diputados aprobó este miércoles en lo general con 316 votos a favor, 129 en contra y 23 abstenciones el paquete de leyes que despenalizan su posesión de hasta 28 gramos de esta yerba, así como el cultivo de seis plantas u ocho en el caso de que haya más de un consumidor en la vivienda.

El dictamen avalado es distinto al que envió en noviembre del 2020 el Senado de la República, pues los diputados le hicieron modificaciones a  tres leyes:  la Regulación de la Cannabis,  la General de Salud y al Código Penal Federal.

El Senado pretendía crear el Instituto Mexicano para la Regulación y Control del Cannabis y  establecer la posibilidad de tener hasta cuatro plantas de mariguana en casa; en cambio, los diputados decidieron designar a la Comisión Nacional contra las Adicciones (Conadic) que depende de la Secretaria de Salud. 

Para el autoconsumo del cannabis, los legisladores aprobaron los siguientes criterios:   producción en casa habitación para uso personal con fines lúdicos y producción por asociaciones de cannabis para consumo de asociados; producción para la comercialización y ventas con fines lúdicos; producción con fines de investigación, y producción de cáñamo para fines industriales.

Es derecho de las personas mayores de 18 años consumir cannabis. Ellos podrán cultivar y poseer en su casa hasta seis plantes de cannabis sólo para uso personal, pero si en la residencia vive más de una persona consumidora mayor de 18 años, se podrá tener hasta ocho plantas.

En la vivienda donde se efectúe el consumo de cannabis, los consumidores deberán tomar las medidas necesarias que impidan que el humo pueda ser inhalado por personas no consumidoras.

Queda prohibido el consumo de cannabis en lugares denominados como 100% libres de humo de tabaco, así como en las escuelas públicas y privadas de cualquier nivel educativo.

Queda prohibido realizar cualquier tipo de trabajo o actividad laboral remuneradas estando bajo los influjos del cannabis.

Quienes provean, faciliten el cannabis a menores de edad, incurrirán en un delito.

Foto: Cuartoscuro.

El Estado difundirá información sobre los riesgos del consumo de cannabis con el objeto de inhibir su consumo, especialmente sobre los riesgos de consumo por parte de menores de 25 años.

El Sistema Nacional de Salud deberá instrumentar programas y acciones para la prevención y atención del uso problemáticos del cannabis con fines lúdicos.

En cuanto a la venta se refiere, se incluyó limitarla  y se prohíbe su comercialización en máquinas expendedoras, correo, teléfono, o internet; pero se reconoce el derecho de las personas mayores de 18 años a consumir cannabis psicoactivo, sin afectar a terceros, en particular, menores de edad.

La venta del cannabis se realizará exclusivamente dentro del territorio nacional en los establecimientos autorizados por la Comisión Nacional contra las Adicciones. Queda prohibido el empleo de menores de 18 años en cualquier actividad relacionada con la producción, venta y consumo de cannabis.

Queda prohibida  la promoción y propaganda de la producción y el consumo del cannabis de cualquiera de sus presentaciones.

Si las personas quieren asociarse para producir la marihuana, la Cámara de Diputado estableció algunos criterios para la constitución de asociaciones en las que se autoriza a los mayores de 18 años a cultivar y poseer plantas de cannabis para consumo de los asociados con fines lúdicos.

Las asociaciones deberán constituirse con un mínimo de dos personas y un máximo de 20 personas mayores de edad. Podrán cultivar cuatro plantas por socio sin exceder en ningún caso de 50 plantas.

Chico con planta de mariguana. Foto: amigosdelcannabis/Flickr

En el caso de su comercialización, toda persona que produzca o distribuya cannabis y sus derivados para su comercialización y venta con fines lúdicos requerirá una licencia.

Las personas consumidoras que adquieran cannabis deberán hacerlo en los establecimientos autorizados por la Comisión Nacional contra las Adicciones.

Quien comercialice o distribuya deberá cerciorarse que sólo los mayores de 18 años ingresen a los establecimientos, por lo que deberán pedir la presentación de identificación oficial con fotografía.

La marihuana podrá ser industrializada para la extracción de cáñamo, y requerirán de una licencia, la cual será otorgada por la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural (Sader), previa opinión de la Comisión que tendrá carácter vinculante.

Las licencias que otorgue la Comisión Nacional contra las Adicciones serán: las integrales, las cuales permitirán a sus titulares realizar desde el cultivo hasta la comercialización y venta al usuario del cannabis; licencias con fines de producción, permitirán el cultivo del cannabis; las de distribución, permitirán la adquisición de cannabis a un productor con fines de su venta a un comercializador.

Licencia con fines de venta al usuario final, permitirá la distribución para su venta final en establecimientos autorizados; de producción o comercialización de productos derivados del cannabis, las cuales permiten comprar cannabis aun productor autorizado a fin de transformarla en productos para su venta al usuario final.

La Comisión Nacional contra las Adicciones con la participación de la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural, determinará la extensión máxima anual autorizada para la siembra de cannabis a cielo abierto o bajo cubierta.

Las licencias y permisos otorgadas por la Comisión Nacional contra las Adicciones tendrá vigencia mínima de un año y máximo de cinco. Estas serán intransferibles.

Elemento del ejército en un plantío de mariguana.

Sobre los permisos de autoconsumo, serán expedidos a personas mayores de 18 años, no otorgarán más de un permiso por domicilio; la vigencia será de un año y la solicitud de permiso será resuelta máximo en tres meses.

Durante la discusión del dictamen, la diputada hidalguense de Morena Simey Olvera Batista celebró desde la tribuna “¡La mota legal eleva la moral!”, en contraposición a la postura de los diputados del  PRI, PAN y PES que rechazaron la ley y las reformas, con la advertencia de que habrá “graves riesgos a la salud de los jóvenes”.

La diputada del PRI Mariana Rodríguez acusó que el gobierno de la 4T sólo busca “recaudación a costa de drogadicción” en los jóvenes. El panista Éctor Ramírez Barba criticó que es una reforma “ilusa”, que dejará “serias consecuencias y riesgos innecesarios a la salud humana” y que “México será un país productor de drogas”.

Con esta reforma, el Congreso atiende a una resolución de la Suprema Corte, donde declara inconstitucional varios artículos de la Ley de Salud que prohíben el cannabis y demandó su regulación.