De ser aprobada, por el poder Legislativo, la propuesta del Presupuesto de Egresos para 2021, el gobierno mexicano tendría 100 mil millones de pesos para la compra consolidada de medicamentos, es decir, 18 mil 900 millones más que en el año actual.

Esto representaría la mayor adquisición consolidada de medicamentos que se haya hecho en nuestro país desde que se utiliza este ejercicio, y la instancia responsable de las compras sería la Oficina de las Naciones Unidas de Servicios para Proyectos (UNOPS).

En contraste con 2014, gobernado por el priísta Enrique Peña Nieto, en esta ocasión habría un incremento del 52.1 por ciento para este rubro.

En 2015, el presupuesto destinado a la compra consolidada de medicamentos únicamente aumentó 400 millones, pero un año después se redujo a una cantidad menor que la de los dos años anteriores, es decir, en 46 mil 700 millones de pesos.

La propuesta que ha dado el gobierno de Andrés Manuel López Obrador, de inyectar más recursos a este rubro coincide con los esfuerzos para dar prioridad a la salud del pueblo mexicano, ante los estragos ocasionados por el Covid-19 y, especialmente, el olvido en el que quedó el sector durante los dos últimos sexenios anteriores.

El ex titular de la Secretaría de Salud de Enrique Peña Nieto, José Narro, fue acusado en marzo del año pasado de haber sido omiso en la corrupción de compra de medicamentos, la cual llegó hasta los 4 mil millones de dólares anuales.

López Obrador ha dicho que, durante el peñanietismo, se favorecieron a al menos 15 empresas que abarcaban el 80 por ciento de esas compras, y no obstante, los medicamentos no llegaban ni a las clínicas ni a los hospitales.

Tras los señalamientos, Narro renunció al PRI, e incluso desistió de contender por la dirigencia del partido.