El gobernador de Jalisco, Enrique Alfaro Ramírez, tenía pactada ya  la compra de 20 mil pruebas rápidas para la detección del Covid-19, pero repentinamente anunció la cancelación de la misma en una entrevista que concedió al conductor del programa Así el Hueso de W Radio, Enrique Hernández Alcázar. 

La compra estaba estimada en un monto de 20 millones 690 mil pesos con un laboratorio alemán, según lo que dijo el gobernador jalisciense. Sin embargo en algunos medios de comunicación se informó que la compra se haría a  Hisa Farmacéutica, una empresa nacional que tiene su sede en Ciudad Victoria, Tamaulipas. 

Y luego añadió: “De repente, misteriosamente los proveedores nos quedaron mal, nos cancelaron las órdenes de compras que tenemos”, dijo Alfaro Ramírez. “Las órdenes de compra que ya teníamos aprobadas de repente fueron canceladas, de repente nos dijeron que no llegaron las medicinas; nos habían dicho que se habían atorado en la aduana y luego ya no nos contestaban el teléfono. La verdad es que no alcanzo a entender; ahorita estamos buscando alternativas por todos lados, nuestro equipo de administración esta aquí en la Ciudad de México platicando con todos los laboratorios que tienen la posibilidad de suministrar estas pruebas”.

Todo eso sucedió en medio del escándalo que provocó la compra masiva de un lote de pruebas rápidas por parte del gobierno de España a la  empresa china Bioeasy, que no contaba con la aprobación de organismos internacionales y que por lo tanto arrojaría resultados falsos.

También el youtuber conocido como Chapucero dedicó uno de sus programas a la fallida compra de pruebas rápidas. El youtuber mencionó que el margen de error de los test de Alfaro Ramírez llegaba hasta el 25 por ciento, por lo que no son confiables.

También el Instituto Nacional de Enfermedades Respiratorias (INER) emitió su opinión respecto a esas pruebas rápidas, y señaló que no tienen la sensibilidad suficiente para detectar el virus.

“Si van a ser pruebas rápidas, tienen que ser pruebas moleculares, pruebas que en un procedimiento que se conoce como reacción en cadena de polimerasa en tiempo real o PCR en tiempo real, detecten segmentos del genoma del virus; desafortunadamente otras pruebas indirectas o que miden anticuerpos no tienen sobre todo la sensibilidad para detectar al virus, entonces si el estado de Jalisco puede garantizar que se trata de las pruebas que corresponden, que son las confiables y se va a aplicar en una dimensión como se está proponiendo, pues es bienvenida la propuesta, por supuesto”, dijo el subdirector médico del Instituto Nacional de Enfermedades Respiratorias (INER), Justino Regalado Pineda.

Lo que no ha aclarado el Gobierno de Jalisco es si la compra se hizo efectiva, pues algunas medios de comunicación manejan que el mandatario jalisciense ya había depositado los 20 millones de pesos sin recibir las pruebas. 

En Twitter, algunos usuarios le exigen al gobernador que rinda cuentas.

Opacidad y dispendio de recursos

Alfaro Ramírez aprovechó la situación para contratar una nueva deuda por mil millones de pesos para enfrentar la pandemia del Covid-19, y una semana antes ordenó la publicación de un acuerdo en el Periódico Oficial del Estado, para  suspender los términos y plazos relacionados con la Ley de Transparencia desde el 20 de marzo y hasta el próximo 17 de abril.

Con este acuerdo, las dependencias estatales dejarán de estar obligadas a subir documentos a sus portales de transparencia y a responder solicitudes de información hasta el mes próximo.

De acuerdo con El Informador, la convocatoria extendida por la autoridad estatal se dirigió a diversas instituciones bancarias con la promesa de solventar el préstamo en un año a partir de la recepción del dinero. Además de esto, busca “un periodo de gracia de tres meses durante los cuales no se harían abonos; posteriormente se erogarían nueve pagos mensuales de poco más de 111 millones de pesos”.