Con todo y que el Instituto Nacional Electoral (INE) recortó su presupuesto de este año en poco más de 1,071 millones de pesos, sus consejeros, —incluido su presidente Lorenzo Córdova— han podido darse una buena vida con lo que les queda, señala un reportaje del portal SinEmbargo.

Al INE le resta por ejercer 11 mil 421 millones de pesos que representan el 68.6 por ciento del total de su presupuesto de este 2020.

Según SinEmbargo, el INE aún tiene posibilidad de hacer recortes presupuestarios sin afectar su responsabilidad en la organización del proceso electoral del próximo año en el que se elegirán alrededor de 3 mil 200 cargos públicos.

Pone como ejemplo el punto de acuerdo INE/CG79/2020, para que los órganos colegiados del INE utilicen los correos institucionales, pues tan sólo en los tres primeros meses de 2020  erogó más de 62 millones de pesos en la utilización de papelería convencional.

De los gastos que pueden considerarse como ociosos, destacan 3 millones 33 mil 120 pesos en compra de  alimentos y bocadillos, cafetería, estacionamiento y lavado de autos, además de aquellos para la adquisición de galletas y refrescos.

Foto: Especial.

Tan solo por este concepto, de  alimentos y bocadillos, el INE erogó 1 millón 126 mil 508 pesos, pero al finalizar el primer trimestre del año éste rubro tuvo un costo total de 5 millones 445 mil 92 pesos que incluyen,  525 mil 42 pesos en “gastos para alimentación de servidores públicos de mando”, que tienen salarios netos mensuales de entre 17 mil (como un jefe de departamento) y 177 mil 494 pesos (como algunos consejeros electorales).

De acuerdo con palabras del consejero Roberto Ruiz Saldaña  a SinEmbargo, en el INE aún persisten gastos excesivos que pueden evitarse, como  vales para comida, viajes, autos y comités.

“Podrían disminuir el presupuesto del INE y se mandaría un mensaje a la sociedad de que el INE no es ajeno a la preocupación genuina de la austeridad”, afirmó el consejero al portal web. 

SinEmbargo también reporta un gasto de  insumos de cafetería por 442 mil 22 pesos entre enero y marzo de 2020, a los que se suman 1 millón 100 mil 405 pesos en estacionamiento y lavado de autos, así como 364 mil 185 pesos en galletas y refrescos.

El secretario ejecutivo del INE, Jacobo Molina, justificó que se trata de gastos razonables, porque  “aparecen en muchas otras instancias de la administración pública federal” y algunos de ellos están considerados como “una prestación por el nivel de responsabilidad de los funcionarios”.

SinEmbargo destaca que el INE ha estado bajo la lupa de la Auditoría Superior de la Federación (ASF) por la adjudicación de contratos de forma directa, es decir, gasto de recursos ejercido sin concurso público de por medio, pues más del 98 por ciento de los contratos no son licitados. 

En redes sociales algunos usuarios se hicieron eco de los gastos del INE y criticaron la frialdad de los consejeros para ejercerlos.