Son lo mismo, pero ellos dicen y dicen y dicen que son diferentes.

Cuando el proceso electoral del 2018 buscaron el acuerdo. La negociación: “vayamos juntos contra AMLO porque nos va a humillar”.

La alianza no se dio, y es que, aunque son lo mismo, tienen sus egos.

Pero la situación para ellos no ha mejorado desde el 2018. En realidad ha empeorado.

Las perspectivas de una enorme derrota para el PRI, el PAN y el PRD en 2021 son muy reales. No han logrado reinventarse. No han logrado ser una oposición seria. No han logrado expulsar la corrupción de su interior porque la base de esos partidos ha sido, durante años, la corrupción.

Están destinados al fracaso electoral. El fracaso ético lo tienen desde hace mucho tiempo, pero les importa poco.

El caso es que, gracias al nuevo juguetito de Claudio X González (quien representa el ala empresarial radical que está en contra de AMLO y que plantea hacer todo e invertido todo lo posible para expulsarlo de la presidencia), el PRI, el PAN y el PRD tienen una oportunidad para aliarse y no verse tan feo.

Ayer tuvieron su primera reunión en el marco de “Sí por México”, y todo están de acuerdo en algo: no soportan que AMLO gobierna al país.

Así pues, la alianza está ya muy avanzada. Pero no mandará ellos, los partidos políticos, sino los empresarios representados por Claudio X González. Es decir, el PRI-PAN-PRD ya toma su posición como empleados del empresariado reaccionario. Ya eligieron a su dueño.

Así siempre ha sido, pero hoy lo hacen público.

La cuestión es que si esa alianza no triunfa en 2021 (que es algo muy probable), la oposición en México, durante muchos años, será tan pequeña que se precisará una lupa para verla.

Depende mucho de Morena y de la gente que sea así.