El vocalista de Café Tacvba, Rubén Albarrán  hizo enfurecer a los senadores del PAN, y no precisamente por su aspecto extravagante, sino por su peculiar saludo al presentarse en un foro realizado este viernes en el Senado de la República.

“Respetuosos y empáticos saludos, hijos de la chingada, por favor, no se ofendan, no lo tomen personal, si bien me siento contento de estar aquí en el Senado, no es a ustedes, trabajadores de este recinto, a quienes me dirijo, pues me imagino que hay algunos de ustedes o muchos invitados acá”.

Albarrán fue invitado por senadores de la 4T para participar en un foro denominado “Los costos de la masculinidad tóxica: retos y alternativas para la igualdad y el bienestar”. Y comenzó precisamente así para explicar el origen del machismo mexicano, tratando de evocar lo que escribió Octavio Paz en el Laberinto de la Soledad. 

Por si fuera poco, el vocalista llegó con un sombrero de paja y un morralito que traía cruzado en el pecho. La imagen disruptiva pareció no agradar a los senadores de oposición y cuando les llamó “hijos de la chingada” de plano se ofendieron sin tratar de entender el contexto al que Albarrán se refería.

“Morena no se conforma con el circo que se monta todas la mañanas en Palacio Nacional, ahora se trajo estas payasadas al Senado”, fustigó el senador del PAN Julen Rementeria.

La diputada de MC Martha Tagle, le reprochó al senador que no hubiera terminado de ver la participación de Albarrán.

También le aclaró al senador Julen Rementeria que el foro realizado en el Senado de la República no lo organizó Morena, sino que una senadora de este partido, Citlali Hernández, dio todas las facilidades para que dicho evento se pudiera llevar a cabo.

La senadora de Morena, Citlalli Hernández, consideró que el comentario del senador panista fue un desprecio a las expresiones diversas, al considerarlas ‘payasadas’.

“Senador: para opinar hay que conocer bien del tema y saber de qué se trata. Muestra su ignorancia e intolerancia”, escribió Citlalli Hernández.

Varios tuiteros se sumaron a la defensa de Rubén Albarrán al considerarlo un activista comprometido con mejorar a México.

En el foro se presentaron los resultados de un estudio que indica que México pierde mil 400 millones de dólares al año debido a problemas asociados a la masculinidad tóxica.