Con los votos a favor de los diputados de la mayoría conformada por Morena, el Partido del Trabajo,  Encuentro Social y el Partido Verde, fue aprobada en lo general la Ley General de Educación que termina de sepultar la reforma educativa de Enrique Peña Nieto por la cual miles de maestros de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) lucharon durante el sexenio anterior.

Luego de un día complicado en el que los diputados de oposición tomaron la tribuna de la Cámara para exigir que se volvieran a discutir las leyes secundarias, la iniciativa que abroga la Ley General de la Infraestructura Física Educativa del anterior gobierno, fue aprobada con 288 votos a favor y 129 votos en contra. 

Tras la votación, el coordinador de los diputados de Morena, Mario Delgado, celebró la aprobación de la iniciativa porque no quedó ni una coma de la reforma educativa de Peña Nieto.

“¿Qué dijimos cuando llegamos aquí nosotros? Que ni una coma iba a quedar y ni una coma quedó”, señaló Delgado.

Por su parte los diputados del PAN PRI, PRD y Movimiento Ciudadano, quienes votaron en contra de la iniciativa, protestaron durante todo el día porque según ellos con esta decisión está en riesgo el futuro de las niñas, niños y jóvenes del país al haber otorgado la educación a una mafia, como consideran ellos al CNTE.