Por: César Octavio Huerta (@zorrotapatio)

16 de julio 2015.- “Cuando llegó el gol de Ghiggia estalló el silencio en el Maracaná, el más estrepitoso silencio de la historia del fútbol” escribió el escritor Eduardo Galeano sobre el gol de Alcides Ghiggia, quien justo hoy, después de 65 años de aquel histórico partido del Maracanazo en el que Uruguay venció a Brasil en su propia casa y se coronó campeón del mundo, murió de un paro cardíaco a los 88 años de edad.

En 1950, Brasil estrenaba el Estadio más grande del mundo, El Maracaná. Y también, era el anfitrión de la primera copa del mundo después de la Segunda Guerra Mundial. Todo era fiesta y alegría, pues el dueño de casa había llegado a la final goleando a sus rivales y se enfrentaba en esta etapa a Uruguay, el equipo de uno de los países más pequeños del continente, débil en apariencia.

Alcides Ghiggia. Foto: Guillermo Giansanti/Flickr

Alcides Ghiggia. Foto: Guillermo Giansanti/Flickr

En las vísperas del encuentro, los jugadores brasileños recibieron relojes de oro que tenían inscrita la leyenda: “Para los campeones del mundo”. El país estalló en una gran celebración en la que lo único que faltaba era definir el marcador que otorgaba la victoria al poderoso Brasil.

Pero el guión de esta historia era otro. Aunque en un principio Brasil comenzó ganando el partido y más de doscientos mil brasileños sintieron que tenían el triunfo en la bolsa al cantar el gol de su selección, los uruguayos se sobrepusieron al marcador, se despojaron de la presión de la tribuna que hacía cimbrar los muros del Maracaná y al minuto 27 del segundo tiempo, sorprendentemente, lograron empatar el partido con un gol de Juan Schiaffino.

Fue entonces que la tragedia brasileña se vislumbró por completo. Faltando 11 minutos para finalizar el encuentro, a toda velocidad, el delantero Alcides Ghiggia ingresó al área rival, por un segundo levantó la mirada a la portería, divisó su inmensidad, impulsó un poco su cuerpo hacia atrás y con un potente derechazo hizo que el balón entrara en la red. Su gol, no sólo enmudeció el Maracaná, sino también todo un país.

14485824289_c3f8aab4bd_o

Para los uruguayos, no fue fácil resistir los últimos minutos del encuentro. Según las crónicas de aquel partido, el mediocampista uruguayo Obdulio Varela, mejor conocido como el “Negro jefe”, fue el encargado de enfriar el partido, se echó el equipo al hombro y no permitió que los múltiples e insistentes ataques de la delantera brasileña, modificaran el resultado. Nada más pudieron hacer los brasileños en quizás, el día más triste de toda su historia deportiva.

“A el Maracaná lo silenciaron tres personas. El Papa, Frank Sinatra y yo” solía decir Alcides Ghiggia, el último sobreviviente de aquella histórica selección que hoy, 65 años después de su osadía, se marchó de este mundo.

Aquí puedes ver uno de los programas del escritor Eduardo Galeano en el Canal Encuentro, en el que se entrevista a Alcides Ghiggia.

El Maracanazo – Alcides Ghiggia – Programas – Canal Encuentro