Un bono de 50 millones que sería entregado a los legisladores federales en el inicio de la Legislatura fue cancelado por el presidente de la mesa directiva Senado, Martí Batres y el presidente de la Junta de Coordinación Política, Ricardo Monreal, ambos de la fracción parlamentaria de Morena.

Este lunes, Martí Batres anunció a través de su cuenta de Twitter que giraría instrucciones a la Secretaría de Servicios Administrativos para evitar que el Senado realice el pago a los senadores y con ello evitar el primer bono de la Legislatura.

“He instruido al secretario administrativo del Senado, Roberto Figueroa, para detener eso. Las reglas han cambiado. No habrá apoyos para recibir coches ni ningún privilegio”, escribió el senador de Morena en la red social.

Ricardo Monreal y Martí Batres, senadores de Morena. Foto: Especial

Batres dejó en claro que también la dieta de todos los senadores será disminuida y “no habrá bonos”.

Al igual que Batres, el presidente de la Junta de Coordinación Política, Ricardo Monreal, expuso su rechazo al bono que pretendían entregar a los senadores, pues desde su percepción no es acorde a la nueva política de austeridad que será aplicada en la Cámara alta por los legisladores de Morena.

“Le informo que iniciaremos un plan de austeridad y hemos proyectado que actuaremos con sobriedad y moderación, con la auténtica determinación de eliminar privilegios y excesos”.

“Esas asignaciones son uno de ellos y contradicen nuestro propósito, por lo que plantearemos, ante la Junta de Coordinación Política que no se realice su entrega, al no tener justificación y ser desproporcionadas”  indicó Monreal a la Secretaría de Servicios Administrativos a través de un oficio.

Entrega y recepción del Senado. Foto: Especial

La anterior Legislatura, con mayoría del PRI y el PAN, había programado un bono de bienvenida para cada uno de los senadores por 392 mil 187 pesos, lo cual multiplicado por los 128 legisladores da un total de 50 millones 199 mil 936 pesos.

El dinero adicional al sueldo de cada legislador al inicio de su mandato estaba “justificado” en el presupuesto de la siguiente manera:

Por el concepto de “Apoyo para el Trabajo Legislativo y de Gestión”, cada senador recibiría 250 mil pesos para la compra de un coche o el pago de servicios de transporte.

Bajo el concepto de “Apoyo para la Modernización Tecnológica” los senadores recibirían 25 mil pesos para la compra de una computadora nueva.

Cada senador también recibiría 117 mil pesos por  una “Asignación Especial por Inicio de Legislatura”.