Caja Libertad Servicios Financieros SA de CV, la empresa que este martes defendió la reputación del abogado Juan Collado Mocelo y lo calificó como “una persona íntegra y de reputación intachable” tras ser detenido,  en realidad es propiedad de los expresidentes Enrique Peña Nieto y Carlos Salinas de Gortari, de acuerdo a  una denuncia presentada por el empresario del ramo inmobiliario Sergio Hugo Bustamante Figueroa. 

“Toda la información anterior, me fue corroborada por amigos personales dentro de la organización financiera y en particular por el señor Jesús Beltrán González, director General de Libertad Servicios Financieros”, señala el empresario inmobiliario en la causa penal FED/SIEDF/UNAI-CDMX/0000949/2019.

Bustamante es quien denunció haber sido defraudado por el abogado Juan Collado en una operación relacionada con un inmueble valuado en 156 millones de pesos, donde actualmente se ubica un Centro Comercial en Querétaro.

Sergio Hugo Bustamante Figueroa es un empresario queretano que ha incursionado en el medio inmobiliario, así como el deportivo, pues en septiembre de 2003 se desempeñó como presidente provisional de Promo Eventos Deportivos Querétaro SA de CV, promotora que en ese entonces administraba al equipo de futbol Gallos Blancos.

Los Gallos Blancos, equipo de futbol que fue comprado por Caja Libertad. Foto: Twitter.

Parte de la declaración del empresario se incluye en la orden de aprehensión que en días pasados se liberó  en contra de Juan Collado y que derivó en su arresto este martes en un restaurante.

El pasado 7 de junio, Bustamante Figueroa acusó ante la FGR a Collado por suplantar su identidad para la venta de un terreno de su propiedad a la Caja de Libertad, operación que habría servido para lavar dinero. En la misma querella se acusa a José Antonio Rico Rico, José Antonio Vargas Hernández, Roberto Isaac Rodríguez Gálvez y Tanía Patricia García Ortega.

A decir de Bustamante Figueroa, la Caja Libertad es “una Institución financiera que, al amparo de la oscuridad de las leyes financieras del país, realiza actividades ilícitas como blanqueo y/o lavado de dinero” cuyos “verdaderos propietarios” son Enrique Peña Nieto, Carlos Salinas, Francisco Domínguez y Mauricio Kuri. Incluso aseguró que Juan Collado era en realidad prestanombres de Peña Nieto.

De acuerdo con la Fiscalía General de la República (FGR) desde el año 2010, Collado, en compañía de José Antonio Rico Rico, expresidente de Cajas Libertad; José Antonio Vargas Hernández; Roberto Isaac Rodríguez Gálvez y Tania Patricia García Ortega, —quienes también cuentan con orden de aprehensión— constituyeron las empresas Operadora Inmobiliaria del Centro y Libertad Sociedad Financiera (conocida como Cajas Libertad) “para simular operaciones financieras y blanquear recursos”.

Según esta misma acusación –contenida en la causa penal 269/2019–, Bustamante Figueroa señaló que a principios del año 2015 tuvo conocimiento que como parte de estas supuestas operaciones ilegales se entregaron recursos a las campañas de Francisco Domínguez, y al ahora senador Mauricio Kuri, quien sería incorporado en 2014 al Consejo de Administración de la Caja de Libertad “para blindar su ilegal operación”

El senador Mauricio Kuri. Foto: Especial.

Bustamante Figueroa denunció penalmente a Collado por “delincuencia organizada y “operaciones con recursos de procedencia ilícita”, la cual derivó en la orden de aprensión que se ejecutó este martes cuando el abogado  se encontraba comiendo dentro de un lujoso restaurante ubicado en Paseo de Las Palmas, en la colonia Lomas de Chapultepec.

La Fiscalía señaló a Collado como autor material de la creación de cuatro empresas fantasma y de simular la venta de un terreno en Querétaro por un total de 156 millones de pesos en el que posteriormente se construyó la Zona Comercial Centro Sur en un edificio de seis niveles con otros seis de estacionamiento, cuyo valor actual es de 700 millones de pesos.

En la denuncia que derivó en la orden de aprensión, según una copia que difundió el sitio La Silla Rota, Bustamante Figueroa contó que, desde el 21 de abril del 2010, era dueño del 50% de las acciones de Operadora de Inmuebles del Centro SA de CV, junto con Antonio Rico Rico.

Sin embargo,  tres años después durante una asamblea General Extraordinaria de Accionistas se realizó el cambio de acciones, sin que fuera convocado Bustamante Figueroa y sin que éste haya firmado un documento.

El 10 de abril del 2015, Operadora de Inmuebles del Centro SA de CV, depositó a favor del presidente del Consejo de Administración, Juan Ramón Collado Mocelo –detenido la tarde de ayer y recluido en el Reclusorio Norte de la Ciudad de México–, 24 millones de pesos, repartidos en tres despachos propiedad de José Antonio Rico Rico: Administradora Ario, Administradora CIMATARIO y Despacho Integral de Muebles SA de CV.

Bustamante Figueroa presentó su denuncia el 7 de junio pasado y el 4 de julio la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) formalizó la querella ante la FGR.

Los imputados realizaron  transferencias bancarias a cuentas de Europa y España, por lo que la titular del Ministerio Público de la Federación obtuvo la causa penal 269/2019, que es procesada en el Centro de Justicia Penal Federal en la Ciudad de México, con sede en el Reclusorio Norte y por el cual la noche de ayer el juez de control obtuvo la prisión preventiva.

La  sociedad Libertad y Servicios Financieros del cual Collado Mocelo es presidente del Consejo de Administración, defendió la “reputación intachable” del abogado que actualmente se encuentra recluido, y señaló que “siempre se ha apegado a derecho tanto en su vida personal como en su empeño profesional”.

En su declaración, Bustamante Figueroa señala que “todo lo vertido en este tema, es muy fácil de acreditar”, por lo que considera necesario solicitar toda la información correspondiente a la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) “y toda la verdad saldrá a la luz”.

“¿Quiénes resultaron y resultan beneficiado económicamente al hacerse de la propiedad de una organización financiera que el día de hoy debe valer muchos miles y millones de pesos? Los mismos de siempre: Rico, Collado, Peña Nieto… Todo lo anterior me consta en forma personal por haber participado en las diversas reuniones durante mi estancia como funcionario de Libertad, mismas en donde (se) fraguó este maquiavélico plan”, menciona.

De próspero empresario a víctima de fraude

En entrevista con el periodista Julio (Astillero) Hernández López, director del Grupo Radio Centro, el también periodista Adán Olvera del Diario de Querétaro, menciona que la ‘modesta Caja Libertad’ fue fundada hace más de 60 años por el sacerdote Luis Ugalde Monroy, que junto con feligreses deseaban tener una caja de ahorros y muchos queretanos se unieron a tal iniciativa.

Pero a fue principios de la década de los 90 que la humilde caja de ahorros, se convirtió en una empresa con personalidad jurídica y el contador José Antonio Rico Rico la llevó a otras entidades de la República porque deseaba convertirla en un banco.

“Creció, creció y creció, hasta que un buen día en Querétaro, piensa mal y acertarás, muchos políticos se acercaban a la Caja Libertad, hacían  mucha amistad, políticos de color, aquí Querétaro ha tenido bipartidismo, azul, rojo y muy cercanos a la Caja Libertad, hasta que por ahí de 2003 fue cuando empiezan las cosas a tornarse extrañas. Caja Libertad se constituye en una sociedad de servicios financieros, construye un edificio  y después empiezan a entrar socios que empezaron a llamar la atención en Querétaro: Martín Álvarez, uno de ellos, financiero ligado a TV Azteca”, comentó.

Luis Ugalde Monroy. Foto: Especial

Dijo que después entró Rodríguez Borgio, un empresario gasolinero, quien era socio de Amado Yáñez, el dueño de Oceanografía, la empresa que obtuvo múltiples contratos con Pemex durante el sexenio de Enrique Peña Nieto.

El periodista Olvera, menciona que las nuevas personas que llegaron a Caja Libertad expulsaron a Martín Álvarez y poco después apareció Juan Collado como presidente del Consejo de Administración. La empresa compró al equipo de futbol Gallos Blancos, aunque después se dijo que sólo iban a patrocinarlo. 

Olvera señala que Sergio Hugo Bustamante era sólo un empleado de la Caja Libertad y repentinamente se convirtió en empresario. 

“Este empresario Sergio Hugo Bustamante fue empleado de la Caja Libertad durante muchos años, y luego consejero y de repente comenzó a ser un próspero empresario. Tiene centros de verificación vehicular, tiene antros, se hizo de una plaza comercial grande aquí en Querétaro y después se sabe que se pelea con José Antonio Rico, o lo que él aduce que lo meten en sociedades sin él saber”.

La Caja Libertad era próspera, tanto así que varios empresarios de la localidad se hicieron de casas en el lujoso fraccionamiento El Campanario, a través del financiamiento de la empresa, pero con créditos a fondo perdido, de la misma manera en que se compraron terrenos, edificios y hasta el equipo de futbol.

“Hay un fraccionamiento muy exclusivo aquí en Querétaro que se llama El Campanario que una casa ahí en El Campanario barata, barata si quieren hacer cuentas vale 8 millones de pesos, pero hablamos de poquitos metros, las demás andan en 30, 40 millones”, dijo. 

El periodista relató que después de la detención de Collado, el ambiente entre la clase empresarial de Querétaro es tenso y muestra de ello es que  es que este miércoles que la Legislatura de ese entidad rindió su primer informe, ninguno de ellos hizo acto de presencia.

“La Caja Libertad fue muy buena patrocinadora en medios de comunicación, hacía inversiones importantes en medios locales y nacionales, empezó de manera local y después ya la vimos en las grandes ligas, patrocinado reality shows de televisoras importantes”.

“Aquí en Querétaro sus hijos se movían en estos automóviles deportivos de color rojo, de estos de un caballito”

—Di la marca— le sugirió Hernández López.

—Ferrari, con dos camionetas de escoltas de estas Tahoe, unos 15 elementos, llegabas a un restaurante, llegaban los Bustamante y bueno casi había que salirse porque te daba miedo. A mí me llama poderosamente que de próspero empresario de esta caja ahora es víctima— respondió el periodista.