Hoy, mucha gente se enojó al ver la conferencia vespertina. Y no porque quienes la dieron hayan dicho algo que indignara a la población.

No.

Fue por la pregunta de Alejandro Lelo de Larrea, quien se hace pasar como periodista del grupo Basta.

Este personaje le preguntó al subsecretario de Salud, Hugo López-Gatell, cuáles eran las medidas para que los padres protegieran a sus hijos del coronavirus, y si era conveniente “llevarlos al trabajo”.

López-Gatell, amable como suele ser, contestó la pregunta, indicando que había medidas (ya dadas a conocer) para proteger a niños y adolescentes. Indicó que este grupo etario, según la evidencia científica, eran poblaciones de bajo riesgo de complicación en caso de contagiarse de Covid-19.

Cuando estaba explicando eso, Lelo de Larrea interrumpió al funcionario, y engañosamente le preguntó: “¿usted no cree haber violado o incumplido el protocolo, el sábado anterior, cuando trajo a su hijo aquí, a Palacio Nacional?” Y agregó: “se lo pregunto no por ser un asunto familiar, porque usted es el ejemplo de todos los mexicanos en este momento, y traer a su hijo a Palacio, además Palacio Nacional es un lugar público, ¿no incumplió este protocolo de cuidado a los niños? ¿No dio un mal ejemplo?”.

Evidentemente, Lelo de Larrea mencionó un supuesto protocolo especial para el cuidado de niños, cuando éste no existe, pues los cuidados deben ser los mismos para toda la población, y en especial para los grupos de riesgo (en los cuales no se ubican los menores de edad).

López-Gatell, amablemente, le respondió que ese tema era parte de la vida privada y que enfocarlo de ese modo indicaba que se quería distraer de lo realmente importante: seguir las medidas para evitar contagiarse.

Lelo de Larrea lo volvió a interrumpir e incluso en tono ya de terquedad, le dijo “no es vida privada porque ocurrió en lugar público”. El funcionario, sin perder la amabilidad, le contestó que esa pregunta era parecida al acoso que sufrió él y otros funcionarios cuando acudieron a desayunar hoy por la mañana, y que se les filmó (video que, por cierto, se difundió en la cuenta de Twitter de Alejandro Lelo) comiendo en la vía pública.

Ya perdido, Lelo de Larrea, dijo que no estaba de acuerdo, porque “es usted un hombre público, doctor, y la pregunta era con fines públicos”.

Este intercambio de palabras causó gran enojo en quienes vieron la conferencia, y lo expresaron de muy diversas formas: