Hoy, en la Conferencia de prensa mañanera, Andrés Manuel López Obrador informó que el avión presidencial que se encuentra en Victorville, en Estados Unidos, retornarán a México para aquí buscar a un comprador (o compradores).

Según informó Jorge Mendoza Sánchez, director general del Banco Nacional de Obras y Servicios (Banobras), desde que está el avión en Estados Unidos (diciembre de 2018) se buscó la venta con la vigilancia de la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

Hubo 42 potenciales compradores de 16 países. De esos, sólo 12 mostraron posibilidades reales de recursos para comprarlo. 11 fueron invitados y 6 manifestaron ofertas, de las cuales 2 estaban por arriba del avalúo.

Sin embargo, los posibles compradores no lograron obtener los recursos (o los créditos) para la compra y por ende no se vendió.

Ante esto, el gobierno de AMLO ha decidido que el avión retorne a México para que acá se resguarde, se exhiba y se venda.

La intención, dijo Andrés Manuel López Obrador, es que se oferte a empresa mexicanas. Incluso abrió la posibilidad de que sea una venta en “copropiedad”, es decir, que varias empresas puedan comprarlo y compartan su uso.

El avión presidencial cuesta actualmente en 130 millones de dólares.

Si se vende en copropiedad, 12 empresas podrían adquirir una de 12 acciones por 11 millones de pesos, y hacer uso compartido de la aeronave.

Existe también otra posibilidad, que sería alquilar el avión por hora. En este caso, la fuerza aérea mexicana sería la que manejaría todo.

Imágenes del avión presidencial.

El mantenimiento, tenencia y reparación del avión presidencial es muy caro. En Estados Unidos, durante el año que estuvo allá, se pagaron 28 millones de pesos. Una cantidad similar se hubiera gastado aquí, en México.

Ante quienes critican este gasto erogado en Estados Unidos, AMLO afirmó que los viajes del avión eran carísimos. “Sólo a Argentina [con Peña Nieto]”, se erogaron 8 millones “en internet”, y el mandatario afirmó que en dicho periplo de noviembre de 2018 se erogaron casi 30 millones.

La herencia maldita del avión que dejó Felipe Calderón

Felipe Calderón fue quien ideó la compra de un avión híper lujoso que no era necesario para los mandatarios mexicanos. El costo fue de 218 millones de dólares (hoy se valúa en 130).

La compra la hizo vía Banobras por 2900 millones de pesos. De esa cantidad, hasta ahora se han pagado por pago e intereses 1833 millones de pesos, pero aún se deben 2724 millones (que se pagaría anualmente hasta 2027).

Enrique Peña Nieto y su esposa Angélica Rivera descienden del avión presidencial. Foto: Especial.

Si se vende, se cubriría esa deuda y los recursos Banobras los podría usar en financiar proyectos en el país.

Incluso, Andrés Manuel López Obrador abrió la posibilidad de que, si se vende, los recursos se podrían usar en adquirir equipo médico para hospitales públicos.