Tanto el rector de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) Enrique Graue, como el director del Instituto Politécnico Nacional (IPN) Mario Alberto Rodríguez Casas, entendieron el mensaje de austeridad del Presidente Andrés Manuel López Obrador y aceptaron bajarse el sueldo en el 2019.

Luego del recorte a la educación superior anunciado al inicio de esta semana y el cual fue cancelado el día de ayer por el mandatario mexicano, los titulares de dos de las instituciones educativas más importantes del país, anunciaron su decisión en la reunión que sostuvo la Asociación Nacional de Universidades e Instituciones de Educación Superior (ANUIES) con la Junta de Coordinación Política de la Cámara de Diputados.

Graue indicó que bajar su salario es una muestra de que se debe tener una mayor austeridad, por lo que adelantó que a partir de enero, presentará un plan en este sentido para la máxima casa de estudios.

“En lo personal, de acuerdo con esta política que ha marcado el presidente de la República, me comprometo a, como él, regresar a la Tesorería la misma cantidad de mi salario” dijo el rector de la UNAM.

Reunión de rectores y representantes de universidades con diputados. Foto: Especial

Sobre este mismo tema el director del IPN señaló: “Actualmente estoy ganando 106 mil libres y en la propuesta son 92 mil pesos, la diferencia es la que yo estaría reintegrando”.

Ambos directivos universitarios junto con representantes de otras universidades del interior del país, sostuvieron una reunión con legisladores en la cual reconocieron la decisión del Presidente Andrés Manuel López Obrador por aceptar que había un error en el presupuesto y dar marcha atrás a la reducción contemplada para las universidades.

“Está honrando su palabra para que podamos tener un presupuesto sin reducciones, considerando la inflación. Esto para la UNAM significa seguir cumpliendo con sus obligaciones contractuales y de prestación de servicios para la investigación y la educación”, destacó el rector de la UNAM.