Como parte de la guerra sucia que protagonizó a esta temporada de campañas electorales estuvieron las llamadas masivas en contra de Andrés Manuel López Obrador, en donde se “alertaba” de los peligros que corría el país si el candidato puntero en las encuestas resultaba ganador el próximo 1 de julio.

Al respecto, el Instituto Nacional Electoral (INE) señaló que al menos tres de las cinco empresas acusadas de estar detrás de las llamadas han trabajado para distintos partidos políticos como el PRD, el PAN y Movimiento Ciudadano, e incluso una de ellas firmó un contrato con la Presidencia de la República.

En un reportaje de Sergio Rincón publicado en Mexico.com, reveló que algunas de estas compañías aseguraron que realizaron estas llamadas “por cuenta propia”, sin que nadie les pagara por ello, pero el consejero del INE, Benito Nacif, contó en una entrevista que todo se pierde en una “maraña de contrataciones entre ellas mismas”.

“Son empresas contratando a empresas, por eso se ordenaron las medidas cautelares, porque las empresas no pueden contratar la difusión de propaganda. Tienen prohibido legalmente hacerlo”, indicó.

El pasado martes, el INE reveló a través de un comunicado que las empresas que están detrás de esta “propaganda disfrazada de encuestas” son: Inteliphone, Next Contact, TKM Customer Solutions, Focus Investigación y Massive Caller. Todas las empresas tienen una medida cautelar y se les ordenó que dejaran de hacer dichas llamadas.

A principios de junio, los ciudadanos comenzaron a reportar en redes sociales que estaban recibiendo llamadas con mensajes pregrabados que buscaban generar una mala imagen del candidato de Morena, ligándolo incluso con el crimen organizado.

Tras la denuncia de Morena ante el INE, la unidad técnica de la institución realizó rastreos de los números desde donde se originaban las llamadas y, con el apoyo del Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT), dio con las compañías responsables.

Nacif también dijo que el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación analizará si existen los elementos para señalar a estas empresas como responsables de una “falta administrativa”.

Y aunque algunas empresas dijeron a El Universal que hicieron las llamadas por cuenta propia, una de las compañías más grandes de “contact center” acusadas, TKM Customer Solutions, aseguró en entrevista para Mexico.com que fue contratada por otra firma.

TKM USA Customer Services

Su director comercial, José Antonio Klimos, dijo que TKM fue contratada en mayo “por otra empresa para hacer encuestas”, y aunque no quiso revelar el nombre de éstas, confirmó que era una de las que el INE mencionaba en su comunicado. Esto refuerza la versión de Nacif sobre una cadena de contrataciones entre el mismo grupo de empresas.

Tras una investigación realizada por Mexico.com a las cinco empresas, el portal determinó que todas tienen experiencia en el ramo del marketing y presumen haber trabajado con grandes compañías. Incluso hay algunas que han tenido contratos con el gobierno federal y con los partidos que integran la coalición Por México al Frente.

Por ejemplo, TKM Customer Solutions ha obtenido contratos con el gobierno federal entre 2002 y 2018 por más de 29 millones de pesos. Uno de los contratos se lo entregó la Presidencia de la República en 2013 por medio de adjudicación directa, por 3 millones de pesos para “realizar encuestas en teléfonos móviles”.

La misma empresa también fue contratada en 2015 por el PRD para realizar estudios de mercado y encuestas de opinión pública. El contrato, según el portal informativo, indica que TKM fue constituida en 1999 ante un notario de Jilotepec, en el Estado de México, y fue inscrita al registro público del Distrito Federal.

En 2012, TKM también fue proveedora de Movimiento Ciudadano, cuando fue contratada para hacer encuestas telefónicas en un contrato por 164 mil pesos, según indicó la relación de proveedores del partido en el Distrito Federal.

Además ha trabajado para instituciones como Nacional Financiera, Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), el Servicio Postal Mexicano y Bancomext.

Según declaró el director comercial de la empresa, en este periodo electoral la empresa sólo se dedicó a realizar encuestas y negó haber realizado llamadas difamatorias en contra de López Obrador.

Por su parte, Focus Investigación tiene una acta constitutiva hecha en 2013 en Tijuana, Baja California, por Juan Carlos Ochoa Bermúdez y Ana Victoria Bermúdez García. Según su objeto social, se encarga de brindar servicios de mercadotecnia en sus modalidades de investigación de mercados, encuestas y tendencias, factibilidad de mercados y hábitos de consumo, entre otros.

Según la página web de la empresa, han tenido como clientes al Comité Ejecutivo Nacional del Partido Acción Nacional (PAN), al Ayuntamiento de Tijuana y al Estado de Baja California, además de grandes compañías transnacionales. Sin embargo, el director de la empresa se negó a declarar para Mexico.com.

La empresa Masive Caller fue fundada en 2015 en Nuevo León por José Carlos Campos Rioja y Noé Campos Rioja, con el objeto social de prestar toda clase de servicios de mercadotecnia y asesoría en publicidad, entre otros.

José Campos fue militante del Partido Acción Nacional (PAN) durante años, así como ex regidor de Monterrey. Según la revista Proceso, su empresa fue contratada por Ricardo Anaya de abril a julio de 2018 en un contrato por 4 millones 640 mil pesos, de acuerdo con el Sistema Integral de Fiscalización del INE.

Por último, la investigación de Mexico.com indicó que buscó información y establecer contacto con las empresas Next Contact y Focus Investigación pero no obtuvo respuesta.