El próximo 1 de diciembre, además de tomar posesión como Presidente de México, Andrés Manuel López Obrador recibirá el Bastón de Mando por parte de los pueblos originarios indígenas, según indicó el gobernador nacional indígena, Hipólito Arriaga.

De acuerdo con Arriaga, esta ceremonia se llevará a cabo en el Zócalo capitalino y estarán presentes los 32 gobernadores indígenas de la nación, así como el presidente de Bolivia, Evo Morales, de acuerdo con el canciller boliviano, Diego Pary.

Hipólito Arriaga, gobernador nacional indígena. Foto: Especial

López Obrador será el primer presidente mexicano en recibir este distintivo por parte de los pueblos indígenas.

“Será el primero porque nosotros nos elegimos por nuestros propios usos y costumbres y con nuestra propia autonomía, y el nuevo presidente nos invita a la toma de protesta, es el primero que nos toma en cuenta”, declaró Arriaga en entrevista para Radio Fórmula.

El gobernador nacional indígena agregó que este bastón “se le entrega a quien nos acoge como hermanos para llevar la paz en México, para hacer los trabajos de desarrollo económico y todo lo que hace falta en los pueblos originarios, por eso se lo entregamos al presidente porque vamos a trabajar en unidad con él y sin diferencias”.

También se le entregará al futuro presidente un Árbol de la vida, hecho por todas las lenguas maternas de todas las etnias.

Símbolo de poder, confianza y respeto

Según tradición indígena, antes de hacer entrega del Bastón de Mando, éste es lavado y bendecido en misa, y posteriormente se le hace una “limpia” para proveerlo de buenas energías.

Hugo Aguilar Ortiz, el encargado de Sistemas Normativos Indígenas del Instituto Estatal Electoral de Oaxaca, explicó que la ceremonia tradicional de bendición y entrega de bastón de mando es un compromiso público con la cosmovisión y la forma de organización comunitaria.

“El bastón es un símbolo de respeto a la aceptación del cargo, pero no es un bastón de mando, en el sentido estricto, porque nadie manda; la que manda es la asamblea del pueblo”, indicó.

Aguilar Ortiz añadió que cuando alguna autoridad de alto rango como el gobernador llega a una comunidad indígena y recibe el bastón como símbolo de poder, confianza y respeto, debe tener presente que lleva consigo el poder otorgado por el pueblo.