Tras haber perdido las elecciones del año pasado y descender a ser la tercera fuerza política mexicana, el Partido Revolucionario Institucional (PRI) atraviesa una crisis financiera pues, este año, recibió únicamente 798 millones 894 mil pesos, de los mil 600 millones de pesos que se le otorgaron el año pasado.

Por este motivo, el PRI solicitó un préstamo de 230 millones de pesos para sufragar los gastos de la contienda interna y, al ser rechazado, el Consejo Político Nacional del partido aprobó de manera unánime la contratación de un crédito de 100 millones de pesos.

El crédito recién contratado se estableció con garantía hipotecaria sobre un inmueble ubicado en José María Lafragua No.3 en la colonia Tabacalera, es decir, donde está su escuela de formación de nuevos cuadros.

No obstante, esta no es la primera vez que el tricolor hipoteca sus inmuebles. En 2006, por ejemplo, solicitó un préstamo bancario por 200 millones de pesos y se pensó en la enajenación del patrimonio del PRI valuado en su totalidad en ese año en 706 millones 204 mil 284 pesos, o bien, la concesión de algunos edificios valuados en 195 millones 643 mil 160 pesos en terreno.

En aquella ocasión, el partido atravesaba una crisis financiera iniciada incluso antes de la elección del 2000. En dicha contienda electoral, ya se tenía una deuda de 359 millones 256 mil 216 pesos, de acuerdo con reportes de la Secretaría de Finanzas.

Al apremio financiero causado por las derrotas del 2000 y 2006 se sumó la multa de mil millones de pesos por el caso Pemexgate, que causó el despido del 80 por ciento de los empleados y una reducción de la mitad del salario para el 20 por ciento restante.

La multa fue impuesta en el 2003 y terminó de ser saldada en 2006, pero tuvo como consecuencia que se decidiera hipotecar al banco Interacciones los edificios de su sede nacional, localizados en Insurgentes Norte, por 60 millones de pesos.

Cuando Enrique Peña Nieto asumió la Presidencia, esta situación pareció mejorar, por lo menos hasta hace dos años.

De 2012 a 2016, el gasto de la nómina del personal del Comité Ejecutivo Nacional llegó a los 168 millones 745 mil 108.26 pesos, para un promedio de 898 empleados por año.

Admeás, de acuerdo con la página de transparencia de la institución, el valor actual del inmueble de la sede nacional localizado en Insurgentes Norte No. 59 de la Colonia Buenavista supera los 366 millones 326 mil 327 pesos.

Para la remodelación de éste -el cual consta de tres edificios más su auditorio, Plutarco Elías Calles, se destinaron en esos mismos seis años 26 millones 220 mil 885 pesos, siendo en 2014 el año que mayor suma se destinó, con 9 millones 486 mil 500 pesos.

Sin embargo, luego de que en 2016 perdieran varias gobernadoras y presidencias municipales, el partido, a cargo de Manlio Fabio Beltrones, volvió a caer en una crisis financiera heredada por su antecesor, César Camacho.

Manlio Fabio Beltrones y la plana mayor del PRI, los derrotados en las elecciones de 2016

Según declaraciones de Beltrones, cuando asumió la presidencia del partido, el endeudamiento en las finanzas del PRI llegaba a los mil millones de pesos, en deudas principalmente contraídas con medios, proveedores y empresas de servicios durante la elección federal intermedia del 2015.

En esta ocasión, el partido se las ve negras nuevamente para saldar sus compromisos, entre ellos la elección interna programada para el próximo mes de agosto y para la cual el Comité Ejecutivo Nacional (CEN) estima que no se superen los gastos a 100 millones de pesos.

Elecciones internas

La dirigencia del CEN del PRI, encabezada Claudia Ruiz Massieu y Arturo Zamora Jiménez, presidente y secretario general, informaron sobre la convocatoria que detalla el calendario de la elección interna.

De acuerdo con ésta, el próximo 22 de junio se realizará el registro de las fórmulas de candidaturas y el periodo de garantía de audiencia sobre el registro de candidaturas tendrá verificativo el domingo 23 y lunes 24 de junio.

Para cada fórmula registrada se ha establecido un tope de gastos de proselitismo equivalente al 1 por ciento del monto autorizado por el INE para la campaña de la elección constitucional inmediata anterior para la titularidad del Ejecutivo federal, es decir, de 4.2 millones de pesos.

Luego, el martes 25 de junio se revelarán los dictámenes y se hará la entrega de constancia de registro de candidaturas y, el miércoles 26, iniciará el periodo de campaña que terminará el 9 de agosto posterior.

La votación tendrá lugar el próximo domingo 11 de agosto, mientras que el cómputo nacional de las votaciones, la declaración de validez de la elección y la entrega de la constancia de mayoría será el 14 de agosto de este año.

De acuerdo con la convocatoria, quienes aspiren a dirigir el PRI deberán participar en dos debates:

  • El 17 de julio de 2019, donde se deliberarán sobre la concepción y propuestas para el partido.
  • El 7 de agosto, donde debatirán con respecto a las propuestas que el tricolor debe ofrecer a la sociedad como institución intermediaria entre ésta y el gobierno.

Los electos para la titularidad de la Presidencia y Secretaría General del CEN del PRI rendirán protesta estatutaria el 18 de agosto de 2019.