Los periodistas críticos de Andrés Manuel López Obrador y muchos empresarios también anti-AMLO se enteraron que en The Wall Street Journal había publicado un texto con el sugerente título: “Mexico Reduces U.S. Gasoline Imports”.

Pensaron: ya la hicimos, y maquinaron una historia simple y falsa.

Esa historia debía saberla “el pueblo de México”, y se debía contar de la siguiente manera: Andrés Manuel había mentido con el combate al robo de gasolina, porque lo que en realidad estaba sucedido era que redujo las importaciones de gasolina y por eso se dio el desabasto.

La historia prometía: atraería el pánico y el enojo, y poseía todo lo que ellos habían soñado: la mentira de AMLO y la evidencia de que su gobierno era un caos.

Así pues, comenzaron la estrategia:

Carlos Mota, de Milenio y TV Azteca, puso en Twitter:

El presidente de la Coparmex, Gustavo de Hoyos (que por cierto en estos días fue exhibido por el mismísmo FMI), subió a su cuenta de twitter lo siguiente:

Pascual Beltrán del Río, director del Excélsior, afirmó en su cuenta de Twitter:

Y el hijo de Enrique Krauze, León Krauze, incluso denominó al reportaje como una “bomba”.

El reportaje citado por estos personajes no tenía acceso libre. Es decir, solamente se podía leer el texto completo vía suscripción, como se observa en la siguiente imagen:

Lo único libre era el título (“México reduce las importaciones de gasolina de Estados Unidos”) y dos párrafos  de tres líneas cada uno, que decían lo siguiente:

México ha reducido significativamente las importaciones de gasolina de los EE. UU. Desde que el presidente Andrés Manuel López Obrador asumió el cargo el 1 de diciembre, debido a la ofensiva del gobierno contra el robo de combustible que ha atascado la distribución y causado una escasez generalizada de gasolina”.

Las importaciones de gasolina por vía marítima desde la Costa del Golfo de Estados Unidos ha promediado alrededor de 350,000 barriles por día bajo la administración de López Obrador, un descenso del 38% con respecto a diciembre de 2017 y enero de 2018, de acuerdo con la firma ClipperData”.

Con esas dos líneas comenzó una andanada para hacer creer a la sociedad que el desabasto en varias gasolineras del país no se debía, como lo ha mencionado en múltiples ocasiones Andrés Manuel López Obrador, a una cuestión de transportación, sino a la falta de combustible en el territorio nacional.

Esta andanada fue tan fuerte que el mismo autor del texto tuvo que salir en Twitter a aclarar la situación.

Escribió un mensaje dirigido a quienes solamente leyeron los dos párrafos y a partir de ahí afirmaron que el desabasto en el país se debía a que AMLO redujo importaciones de gasolina:

Una gran cantidad de mexicanos en Twitter está retuiteando esta historia [su artículo] como prueba de que AMLO causó la crisis de gasolina a propósito, al reducir las importaciones de combustible estadounidense y crudo ligero, y que está usando el robo del huachicol como pretexto.

Les insto a todos a suscribirse a @WSJ porque eso NO es lo que dice la historia”