Según el diario El Universal, el ex presidente de México, Enrique Peña Nieto, está siendo investigado por autoridades de Estados Unidos por un presunto soborno que recibió de la compra de Fertinal, que realizó en 2015 Petróleos Mexicanos (Pemex).

Según nota del citado diario, un informante entregó una declaración donde afirma que Peña Nieto recibió un soborno para “autorizar” la compra de Fertinal por parte de Pemex, una compra que resultó a sobre precio y dañina para la petrolera y para el erario.

El informante entregó la información al Departamento de Justicia de de Estados Unidos y a la Securities and Exchange Commission (SEC, por sus siglas en inglés).

Pero, ¿por qué investiga este asunto Estados Unidos? Esto es porque tanto el Departamento de Justicia como la SEC afirman que, al Pemex cotizar en la Bolsa de Valores de ese país, está sujeta a las leyes de allá. Y ante una operación donde se sospecha que hubo soborno, esto entra en la jurisdicción bajo las prácticas de corrupción en el extranjero.

El informante añadió que para el soborno se usó al sistema bancario de Estados Unidos, y participó en todo momento Emilio Lozota Austin, quien ya tiene sobre sí una orden de aprensión en México por ese mismo caso.

Según la investigación que se están haciendo, Enrique Peña Nieto le dio el aval a Emilio Lozoya Austin, en ese entonces director de Pemex, para que pagara 635 millones de dólares para que la paraestatal comprar a Fertinal, a sabiendas de que esa empresa era insolvente y que tenía una deuda de 264 millones de dólares.

Cuando se decidió la compra, las consultoras PricewaterhouseCoopers (PwC) y Binder Dijker Otte (BDO), así como la Auditoría Superior de la Federación, advirtieron que Fertinal estaba en crisis y poseía una gran deuda, pero ni Pemex ni la Presidencia hicieron caso. La empresa se compró, y al año se estableció que estaba en situación de verdadera crisis.

Según la declaración que tiene en su poder SEC, “el pago excesivo fue posible gracias a la aprobación de la transacción, mediante el soborno —a Peña Nieto— que el accionista mayoritario de Fertinal, el empresario italiano Fabio Massimo Covarrubias Piffer pagó utilizando el fideicomiso 470 que se creó para formalizar la operación de compra-venta. Ese fue el mecanismo a través del cual se pagó el soborno”.

Fertinal, en 1998, pertenecía al Estado, y fue adquirida por Covarrubias Piffer. Seis años después, la empresa se declaró en quiebra, pero fue rescatada por el Instituto de Protección al Ahorro Bancario (IPAB). También, en ese año, Bancomext le dio un crédito de 50 millones de dólares para “sanear sus finanzas”.

¿Salinas Pliego involucrado?

En la operación de compra-venta de Fertinal en 2015, aparece, según el informante de la SEC, el nombre de Ricardo Salinas Pliego, presidente de Grupo Salinas. Y es que Banco Azteca aparece como principal acreedor de la empresa, e incluso, asegura el informante, también era accionista de Fertinal, es decir, que fue uno de los mayores beneficiados con la compra que hizo Pemex de la empresa.

¿Qué dice AMLO?

Hoy, un reportero le preguntó sobre el tema, a lo que el mandatario contestó:

No tengo información, no he visto la nota. Pero la voy a revisar el día de hoy”.

Y añadió: “Lo que existe es la denuncia que se presentó ante la Fiscalía General, y las órdenes de aprehensión que dictó la Fiscalía, para quienes están involucrados en este asunto”.