Durante el funeral de la gobernadora de Puebla, Martha Érika Alonso y del senador Rafael Moreno Valle, los asistentes, en su mayoría pertenecientes a la clase política panista, abuchearon a la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero. 

La titular de la Secretaría de Gobernación fue atacada con gritos de “¡Asesina!, ¡justicia! y ¡fuera Morena!” al momento de integrarse a la guardia de honor alrededor de los restos de los políticos panistas.

Los reclamos de miembros del blanquiazul sucedieron en medio de una guerra sucia iniciada en redes sociales con bots y hasta periodistas reconocidos, con el fin de desprestigiar al gobierno de Andrés Manuel López Obrador y tratar de vincularlo con el accidente.