Los partidos Acción Nacional (PAN) y de la Revolución Democrática (PRD) no quieren que Andrés Manuel López Obrador celebre en el Zócalo capitalino el triunfo que obtuvo el año pasado en la elección presidencial.

En las elecciones presidenciales pasadas, el PAN hizo alianza con el PRD y Movimiento Ciudadano, para tratar de bajar a Andrés Manuel López Obrador,  pero  quedaron en un lejano segundo lugar.

La celebración está programada el próximo 1 de julio, pero ambos partidos solicitaron al Instituto Nacional Electoral (INE) que suspenda ese evento donde el tabasqueño dará un informe de actividades de los primeros 7 meses de su gobierno.

El evento iniciará con un festival musical y culminará con un mensaje de López Obrador a la nación. El PAN y PRD consideran que esto constituye un acto de promoción personalizada por parte de un servidor público, algo prohibido por el Artículo 134 Constitucional.

Los representantes de estos partidos consideran que el mandatario debe ceñirse exclusivamente al Informe de Gobierno presentado en la apertura del primer periodo Ordinario de Sesiones del Congreso de la Unión. 

Por ello, ambos partidos solicitaron medidas cautelares para detener el acto y también su promoción, desplegada en redes sociales y en la página oficial de la Presidencia de la República.

No obstante lo anterior, este viernes durante su conferencia matutina, el presidente López Obrador se refirió al informe del 1 de julio y aprovechó la ocasión para hacer uno de sus polémicos ejercicios de consulta ‘a mano alzada’ para preguntar a los reporteros si vale la pena realizar una conferencia matutina el próximo lunes, al considerar que no tiene caso informar a la prensa lo que repetirá horas más tarde en la Plaza de la Constitución.

“Vamos a hacer una consulta a mano alzada, a mano alzada”, señaló el mandatario, y procedió a preguntar quién quería que se llevara el evento y quién no.

En el ejercicio participan unos pocos de los asistentes y ganó el no.