Este lunes las autoridades mexicanas aseguraron un par de buques con 840 mil litros de hidrocarburos en el puerto de Dos Bocas, en Tabasco, ante la sospecha de que transportaban combustible robado.

Gracias a una denuncia anónima, la Agencia de Investigación y la Secretaría de Marina (Semar) fueron alertadas de que los buques participaban en el robo de hidrocarburos en dicho puerto, donde estaban anclados en instalaciones de una terminal petrolera.

Medios de prensa anunciaron que al menos 10 personas de la tripulación, entre quienes se encuentran los capitanes de ambos buques, han sido detenidos y se espera que sean presentados ante la Fiscalía General de la República (FGR).

Asimismo, las autoridades ya comenzaron a investigar qué tipo de combustible era el que transportaban las embarcaciones.

En su conferencia de prensa matutina de este martes, el Presidente fue cuestionado sobre los buques asegurados, a lo que respondió que se está revisando el caso y que mañana se informará sobre el aseguramiento de las embarcaciones.

Añadió que los buques ya están a disposición de las autoridades competentes y reconoció tener problemas de huachicoleo en altamar.

Por su parte, la prensa del estado de Tabasco, anunció que éste es el primer decomiso de este tipo en Dos Bocas, luego de que a mediados de enero, Andrés Manuel López Obrador denunciara que en dicha terminal se llevaba a cabo el robo de petróleo y de combustibles.

El pasado 20 de diciembre, el Gobierno Federal echó a andar una estrategia para combatir el huachicoleo, mismos que tan sólo en 2018 le costó al país cerca de 65 mil millones de pesos.

Según indicó la titular de la Secretaría de Energía, Rocío Nahle, el robo de combustible en México era “prácticamente una empresa paralela” dedicada a robar y vender en el mercado negro el hidrocarburo ilegal.

Durante el año pasado, se robaron en promedio unos 56 mil barriles diarios, alcanzando en noviembre una cifra de 82 mil barriles. Luego, en los primeros 20 días de diciembre, el robo alcanzó los 76 mil barriles diarios.

Hoy, el alimrante José Rafael Ojeda Durán, titular de la Secretaría de Marina, dio detalles sobre el decomiso indicó que se encuentran detenidos los dos capitanas de las embarcaciones que transportaban combustible robado.

Momento de la detención de los buques con combustible robado.

En medio de la crisis, lujos y excesos

Entre 2013 y 2017, Petróleos Mexicanos desembolsó al menos 2.3 mil millones de pesos para pagar bienes y servicios como hielo, bailes, eventos, viáticos, ropa no especializada y otros bienes.

Entre 2013 y 2018, durante el sexenio del priísta Enrique Peña Nieto, la petrolera estuvo a cago de tres hombres: Emilio Lozoya Austin (2012-2016), José Antonio González Anaya (2016-2017) y Carlos Alberto Treviño Medina (2017-2018).

SinEmbargo señala que, en ese periodo, Pemex “gastó como si la caída en los precios del petróleo, su déficit financiero y su deuda -superior a 2 billones de pesos- no le generaran crisis”.

En su informe de resultados al cuarto trimestre de 2017, Pemex indicó que “los principales gastos de operación (5.6 mil mdp) se destinaron a pagar servicios auxiliares pagados a terceros, viáticos y gastos de viaje, seguros y fianzas y gastos generales pagados a terceros”.

Algunos de estos servicios auxiliares y gastos generales, según muestran 412 contratos disponibles de Pemex en el Portal de Obligaciones de Transparencia (POT) y CompraNet, incluyen erogaciones no esenciales, así como gastos necesarios pero ineficientes -en materia presupuestaria-.

Un ejemplo de esto es que, entre 2013 y 2017, Pemex desembolsó un mínimo de 277.2 millones de pesos en servicios de agua y hielo purificados de consumo humano. Además, se sumó el presupuesto aprobado en 2018 (80.7 millones de pesos) para el suministro de agua, para un total de 357.9 millones de pesos en cinco años.

Durante el sexenio pasado, Pemex gastó anualmente, en promedio, 44.7 millones de pesos. De igual manera gastó 36 millones por año en la compra de garrafones y botellas de agua.

Por otra parte, el Artículo 103 del Reglamento Federal de Seguridad, Higiene y Medio Ambiente de Trabajo (RFSHMAT) y el 66 del Reglamento de Seguridad y Salud en el Trabajo (RSST), obligan a Pemex a establecer “sistemas higiénicos de agua potable” y/o “servicios provisionales de agua potable” para sus trabajadores. No obstante, el Artículo 18 del RSST da la opción de proveer agua potable por tomas y bebederos.

Así, SinEmbargo explica que la petrolera tiene, hasta cierto punto, un área de oportunidad de ahorro en el gasto de servicios de agua potable y hielo.

En nuestro país, el metro cúbico de agua (mil litros) de uso corriente cuesta, en promedio, unos 15 pesos, según cifras de 2018 del Sistema Nacional de Tarifas de la Comisión Nacional del Agua (Conagua).

En comparación, el costo promedio por metro cúbico de agua de garrafón supera los 4 mil pesos, según un cálculo comparativo hecho por la Unidad de datos de SinEmbargo.

Según esta información, el agua industrializada es 267 veces más cara que la del grifo, y, en el caso del hielo en bolsa, el precio promedio del metro cúbico (0.92 metros cúbicos de agua) es de 4 mil 348 pesos a nivel nacional. Esto representa 290 veces un precio mayor que el del agua de uso corriente.

Gastos innecesarios

El martes pasado, el Presidente Andrés Manuel López Obrador manifestó que hay un directivo en Pemex con nueve teléfonos en su oficina. Incluso, uno de ellos está instalado en el baño, acusó.

SinEmbargo explica que, tras revisar 412 contratos de Pemex, encontró que en un año (2013-2014), la petrolera negoció 81.2 millones de pesos en telefonía y productos telefónicos, algunos de los cuales aún están vigentes.

Además, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) reportó el año pasado que la empresa tuvo un presupuesto aprobado de 9.5 millones de pesos para gastos en telefonía tradicional, así como 7.6 millones para telefonía celular.

Así, los Analíticos del Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF) de la SHCP indican que el presupuesto total de Pemex (17.2 mdp) en telefonía es superior al de las secretarías de Salud (14.6 mdp), de la Defensa Nacional (14.2) y de Relaciones Exteriores (3.7), por ejemplo.

De igual manera, las cifras oficiales indican que Pemex destina grandes sumas de dinero en bienes y servicios, sin ofrecer evidencia que justifique, realmente, el volumen de las erogaciones.

Por ejemplo, en cuatro años (de 2013 a 2017), la petrolera destinó casi 1.6 mil millones en contratos mixtos para servicios de unidades y sanitarios portátiles, plantas de energía, hielo y agua -adicionales a la inversión de 277.2 millones de pesos-, entre otros.

También destinó casi 36.8 millones en alimentos, entre los que se encuentran 26 mil 600 pesos en suplementos alimenticios (Supermass Gainer de 12 libras sabor chocolate), 222 mil pesos en “alimento canino” y 541.2 mil pesos en servicios de catering.

El promedio anual del dinero que Pemex destinó a alimentos fue de casi 60 millones de pesos, entre 2016 y 2018. Si se compara con otros sectores estratégicos, donde los comestibles son esenciales, la petrolera destinó más de lo suficiente.

De igual manera ocurrió con el agua, rubro en el que el presupuesto de Pemex (80.7 mdp) superó al de la Secretaría de Salud (34 mdp) y equivalió al 24 por ciento del presupuesto de la Sedena (143.2 mdp).

Sobre lo anterior SinEmbargo señala que Pemex tiene menos de la mitad de los trabajadores (111.5 mil, tomando en cuenta los recortes de 2017 y 2018), mientras que la SSA cuenta con 242 mil elementos y la Sedena 215.2 mil.

Además, en uniformes y vestuario no especializado -es decir que no es a prueba de fuego, aislante de electricidad, de buceo, etcétera-, el presupuesto de Pemex (38.2mdp) superó al de la Sedena (8.4 mdp).

Refinería en Salamanca. Foto: Especial.

Entre 2013 y 2015, la compañía invirtió 226 millones en trajes para gerentes y choferes, prendas de invierno, ropa conmemorativa de su aniversario número 75, piezas de algodón para dama y caballero, entre otros.

Incluso, el contrato con folio 4700013193, de Pemex Corporativo, erogó en 2014 2.6 millones de pesos parea la compra de trajes, camisas, corbatas, chalecos, blusas y mascadas a la empresa Originales Guzza Identidad Corporativa.

También se destinó dinero a aire acondicionado (3 mdp en 2015), calendarios y juegos de mesa (2.3 mdp en 2013), artículos domésticos (dos mdp entre 2013 y 2014), estufas y cocinetas (1.4 mdp en 2013), bailes (684 mil 200 pesos en 2013) entre otros.

Pemex indicó que los gastos para viáticos y viajes representaron gran parte de los costos de operación de 2017.

Además, los datos que registran la paraestatal y la SHCP, muestran que el 0.1 por ciento (1.5 mil mdp) de los ingresos anuales de Pemex (1.7 billones de pesos, en promedio) es destinado al pago de viáticos.

Y, pese a que el presupuesto destinado al rubro disminuyó en 36 por ciento (de 1.9 a 1.3 mil millones de pesos) entre 2016 y 2018, el último presupuesto de Pemex fue 32 veces mayor al de la Secretaría de Relaciones Exteriores (40 mdp).