El 1 de diciembre de 2012, cuando Enrique Peña Nieto iba a asumir el cargo de presidente de México, un grupo de manifestantes llegó a San Lázaro para protestar. El saldo: un hombre herido gravemente en la cabeza por un proyectil disparado por uno de los granaderos presentes.

Nunca se supo si fue una bala de goma o una granada de gas lacrimógeno, pero Juan Francisco Kuykendall Leal, activista y director teatral, tuvo que ser inducido a coma por la gravedad de sus lesiones y nunca logró rehabilitarse ni recobrar plenamente la conciencia. Finalmente, su salud se deterioró tanto que el luchador social murió en enero de 2014.

Seis años después, al rendir protesta como Jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum anunció en su discurso que, a partir del próximo 1 de enero, desaparecerá definitivamente el cuerpo de granaderos.

“En cumplimiento a la demanda del movimiento del 68, he pedido al Secretario de Seguridad Pública, Jesús Orta, la desaparición definitiva del cuerpo de granaderos. La policía está para cuidar al pueblo, no se requieren cuerpos para reprimirlo”, indicó.

Añadió que su gobierno hará todo lo que esté en sus posibilidades “para estar a la altura de este pueblo solidario y generoso al que tenemos el orgullo de pertenecer. No les vamos a fallar”.

Además, en su discurso, Sheinbaum denunció al gobierno anterior, encabezado por Miguel Ángel Mancera, de espionaje, represión, corrupción y manipulación.

“Vivimos un Gobierno que utilizó el espionaje político y la represión, que privilegió la corrupción y se olvidó de los derechos humanos y la democracia. Nunca más permitiremos la persecución”, dijo.

Miguel Ángel Mancera. Foto: Especial

También hizo énfasis en que llegaba el fin de los abusos y que nunca más habría represión contra jóvenes y trabajadores, no se utilizarían programas sociales para comprar votos y conciencias ni habría privilegios para los funcionarios públicos.

“Estamos comprometidos con erradicar la corrupción en la Policía y Procuraduría, y estamos hablando de los altos mandos”, explicó y agregó que a partir de este jueves se iniciarán las reuniones con el Comité de Seguridad.

“Vamos a trabajar con una amplia coordinación con el Gobierno federal, tan es así que he solicitado al Presidente trabajar una vez por semana en las reuniones del Gabinete federal de seguridad”, anunció.

La CDMX de Mancera: violencia y represión

Durante el gobierno de Miguel Ángel Mancera no sólo aumentaron los niveles de violencia en la capital del país o las agresiones a periodistas, donde hasta diciembre de 2017 se habían registrado 383 denuncias.

Enrique Peña Nieto y Miguel Ángel Mancera.

También se constató un uso desmedido de la fuerza pública por parte de policías locales como una de las principales problemáticas de la ciudad, de acuerdo con el informe “Democracia simulada: Nada que aplaudir” difundido por la organización Artículo19.

Ejemplos sobran:

En septiembre de 2013, cuando se llevaba a cabo el primer informe de gobierno de Peña Nieto, la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación marchaba del Monumento a la Revolución hacia San Lázaro cuando los granaderos encapsularon y atacaron violentamente a los manifestantes.

En ese mismo mes, la Policía Federal y los granaderos del entonces Distrito Federal desalojaron a la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE). 25 personas resultaron detenidas, entre quienes se encuentran maestros rurales, estudiantes de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), entre otros.

El 21 de mayo del años siguiente, 2 mil granaderos reprimieron a los habitantes de San Bartolo Ameyalco que defendían el agua de su manantial, dejando como saldo a cinco personas inocentes detenidas.

En junio de 2016, una marcha de maestros de la CNTE que exigían la liberación de los presos políticos del movimiento en defensa de la educación pública, así como una mesa de diálogo con el Gobierno Federal intentaba ingresar al Zócalo de la Ciudad de México cuando una muralla de cientos de policías les cerró el paso.

Para evitar que continuaran su camino, el gobierno de Mancera desplegó varias centenas de granaderos a lo largo de la avenida Paseo de la Reforma.

Dichos actos contrastan con la aseveración de Sheinbaum sobre no utilizar a las fuerzas armadas para reprimir al pueblo.

Claudia Sheinbaum. Foto: Especial

“Los habitantes de esta ciudad hemos recuperado nuestro orgullo y nuestros derechos”, expresó, y añadió que una de sus prioridades será hacer justicia a los feminicidios y la ampliación de los apoyos para las mujeres de todas las edades en la capital del país.