Nuevamente, las cifras de violencia en nuestro país superaron récords. En julio pasado fueron registrados 2 mil 599 homicidios dolosos, superando al mes de mayo, que hasta el momento había sido el mes más violento desde 1997, año donde comenzó a registrarse este delito.

Según los datos proporcionados por el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP), en junio pasado fueron registrados 2 mil 234 homicidios, mientras que en mayo ocurrieron 2 mil 535 asesinatos.

En 2015, en los primeros siete meses del año se contabilizaron 9 mil 78 crímenes intencionales, mientras que, por ese mismo periodo pero de 2016, hubo 10 mil 964 expedientes. En 2017, en ese mismo lapso se registraron 13 mil 932 investigaciones por homicidio. Este año, hasta el mes de julio se han contado 16 mil 339 casos, es decir, 44 por ciento más que en 2015.

Los estados que reportaron más asesinatos intencionales fueron Baja California, con 338 víctimas, Guanajuato, con 269, Chihuahua, con 258, y el Estado de México, con 245.

Además, la cifra de asesinatos perpetrados con arma de fuego también alcanza un nuevo récord: 2 mil 104. En junio de este año, el 66.3 por ciento de los homicidios fueron con esa característica, y en julio aumentó a 67.9 por ciento.

Esta cifra merece una especial atención, ya que en 2015 el uso de armas de fuego al cometer asesinato era de 56.8 por ciento; un año después había aumentado a 62.89 y, en 2017, ya había subido a 67.6. En este año, la cifra va en 68.2 por ciento.

Homicidio doloso ocurrido en México. Foto: Especial

Por otra parte, también salen a la luz cifras sin precedentes del aumento a las muertes violentas contra mujeres, cuyas agravantes califican esos asesinatos como feminicidio: 78 en julio pasado -lo que representa casi el doble que en 2015, cuando el pico más alto de este crimen se dio en octubre, con 44 víctimas-.

Se sabe que, comparado con el tamaño de su población, existen más feminicidios en Zacatecas, Colima, Sinaloa y Chihuahua, aunque por número de sucesos, el Estado de México sigue encabezando esta problemática, al reportar 51 casos en lo que va del año, mientras que Chihuahua tuvo 32.

Además, destaca un aumento en los secuestros, al pasar de 81 en junio a 83 en julio, la segunda cifra más alta del año en cuanto a plagios. Por su parte, los robos en casa habitación, de automóviles y autopartes, a transportistas, peatones, en transporte público, a negocios e incluso ganado y maquinaria también presentaron un aumento.

El próximo gobierno, encabezado por el presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, ha anunciado que cambiará la estrategia actual contra la inseguridad. Para ello, el futuro secretario se Seguridad Pública, Alfonso Durazo, y la próxima secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, ya se encuentran planificando un proyecto de pacificación y de combate al crimen organizado.

Durazo además ha dicho que la estrategia en contra de las organizaciones criminales estará enfocada en los recursos que les permitan operar a gran escala en el país.

“La estrategia de perseguir a objetivos prioritarios no ha dado el mejor resultado; de 122 objetivos prioritarios se han detenido a 120, sin embargo, la inseguridad ha ido creciendo”, declaró.