Andrés Manuel López Obrador, en conferencia de prensa, indicó que no habrá para el próximo año aumento en los impuestos (solamente podría haber lo correspondiente a la inflación) y que las proyecciones del proyecto de la ley de ingreso para el próximo año son muy parecidas a la del año pasado

Indicó, además, que se van a respetar las directrices del Banco de México.

Respecto a la ley de egresos, aseguró que se garantiza el pago de los casi 800 mil millones de pesos en deuda, al igual que “se garantiza por completo todo lo relacionado con pensiones y jubilaciones, que son otros 800 mil millones de pesos comprometidos”.

Mencionó que a los funcionarios públicos de alto nivel se les reducirá el sueldo, pero a los burócratas que ganan menos de 20 mil pesos al mes, se le aumentará el salario. A quienes ganan menos de 10 mil pesos, se les aumentará 3% más inflación; a los que ganan de 10 a 15 mil pesos, 2% más inflación; y a quienes ganan de 15 mil a 20 pesos, 1% más inflación.

En el presupuesto de egresos, aseguró el presidente del país, están contemplados recursos para todos los programas sociales que prometió en campaña, como son las becas a estudiantes y el aumento a las pensiones de los adultos mayores.

También mencionó que las participaciones a los estados están garantizadas, e incluso se les aumentaría un 7% real. Eso sí, indicó que “no habrá moches ni influyentisimo” que ciertos gobernadores y legisladores practicaban anteriormente.