Diputados del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), el Partido del Trabajo (PT) y Encuentro Social (PES) en el Congreso de Puebla denuncian que varios de ellos han sido objeto de amenazas, chantajes e intentos de sobornos para mantener el “régimen Morenovallista”, que ostenta el ex gobernador de esa entidad, Rafael Moreno Valle, hoy Senador de la República.

Advierten que, si el ex mandatario continúa en esa tónica, boicoteando sus iniciativas de ley y reformas, impulsarán ante el Senado de la República la desaparición de poderes en Puebla.

Los legisladores locales de la coalición “Juntos Haremos Historia”, que son mayoría en el Congreso de Puebla, han tratado de echar atrás leyes que impuso Moreno Valle durante su mandato, pues violentan los derechos humanos, la autonomía municipal y la de Fiscalía General, entre ellas: la llamada “Ley Bala” y la “Ley de Expropiaciones Express”.

En un desplegado que publicaron este lunes, los legisladores se dirigen al presidente electo, Andrés Manuel López Obrador; al presidente de la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados, Porfirio Muñoz Ledo; y al presidente de la Mesa Directiva del Senado, Martí Batres Guadarrama.

“Estas decisiones legítimas y soberanas del Poder Legislativo de Puebla han sido vetadas por el Gobierno que encabeza Antonio Gali Fayad por órdenes del Senador Rafael Moreno Valle”, señala el documento.

“De forma sistemática, varios de los diputados y diputadas que suscribimos este texto hemos sido objeto de amenazas, chantajes e intentos de sobornos”, acusan.

Por ello, exhortan al Gobierno federal electo, al Congreso de la Unión y al pueblo de México a defender el Estado de Derecho y la división de poderes en Puebla.

“Es necesario que el Congreso de la Unión y el próximo Gobierno de la República fijen una posición clara en contra de quienes pretenden mantener sus privilegios por medio de sus relaciones políticas y económicas con diversos personajes, servidores públicos y fuerzas políticas”, piden los legisladores encabezados por Gabriel Biestro Medinilla, Coordinador del Grupo Legislativo de Morena.

La pareja poblana, envuelta en escándalos. Foto: Especial.

La bancada de la Coalición Juntos Haremos Historia, recuerda que la esposa de Moreno Valle, Martha Erika Alonso, ganó la gubernatura de la entidad en una elección envuelta en escándalo por un presunto fraude electoral y compra de voto. Por ello “la vida institucional en Puebla no resistiría seis años más bajo el yugo, el control y la sumisión a los intereses de la familia Moreno Valle y grupo político”.

Boicot en el Congreso

El 17 de septiembre, durante la primera sesión de la LX Legislatura, los diputados de Morena, PT y PES, derogaron por unanimidad la Ley para Proteger los Derechos Humanos y Regular el Uso Legítimo de la Fuerza Pública, mejor conocida como la “Ley Bala”. En esa ocasión la diputada del PES, Mónica Lara Chávez, recordó que la aplicación de dicha norma cobró muchas víctimas, entre ellas, la muerte del niño José Luis Tehuatlie hace cuatro años.

Ese día, en fast track, los 41 legisladores votaron a favor de la eliminación de esa ley, incluidos los priístas que argumentaban un “albazo” y pedían que se enviara a comisiones para su estudio.

Asimismo, el pasado 9 de octubre, la Coalición le quitó al Gobierno de Puebla la facultad para cobrar y otorgar permisos para la colocación de espectaculares en la zona metropolitana. Esto se sumó a una reforma para dar marcha atrás a la llamada expropiación exprés, y el acuerdo para inconformarse con la designación de Gilberto Higuera Bernal como Fiscal General de Puebla.

Otra reforma, fue para suprimir el organismo público descentralizado de la Ciudad Modelo de Audi, con el fin de que sea regresado el control de los servicios públicos a los municipios de San José Chiapa, Lara Grajales, Mazapiltepec, Nopalucan y Soltepec.

No obstante, aun cuando estas reformas sean avaladas en el Pleno del Congreso local, el gobernador Antonio Gali puede vetarles y no publicarlas en el Periódico Oficial del Estado.

Elia Tamayo, madre del niño José Luis Tehuatlie, una de las víctimas de la Ley Bala de Rafael Moreno Valle. Foto: Cuartoscuro.

Los escándalos de Moreno Valle

Rafael Moreno Valle gobernó puebla de 2011 a 2017, y su esposa, Martha Érika Alonso, ganó la elección estatal, sin embargo, no pudo asumir porque el Tribunal Electoral de esa entidad aún delibera si la elección estuvo apegada a derecho, ya que existen denuncias de fraude. En su lugar entró José Antonio Gali, considerado también un morenovallista.

Como gobernador, Moreno Valle endeudó a la entidad, que disfrazó durante un largo periodo por medio de fideicomisos. Además, crecieron los feminicidios un 575 por ciento, a la par de los homicidios dolosos, y le estalló un escándalo por el robo de combustible a manos de grupos de huachicoleros que presuntamente tienen vínculos con el ex gobernador y están en puestos de gobierno.

Demolió la Casa del Torno —un inmueble histórico— para introducir un teleférico, a pesar de que Investigadores del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) y del comité en Puebla del Consejo Internacional de Monumentos y Sitios, lo mismo que la UNESCOM, advirtieron que la propiedad estaba protegida por leyes internacionales.

El 7 de mayo de 2014, Moreno Valle envió una iniciativa para la aprobación de la “Ley Bala”, que permitió la aplicación de armas letales a las policías con el objetivo de contener a grupos sociales. En julio del 2014, el uso de esta normativa tuvo un desenlace fatal con la muerte del niño José Luis Tehuatlie en los Chalchihuapan. Los policías usaron balas de goma y le dieron al menor, provocando su fallecimiento.