La presidenta del Comité Ejecutivo Nacional de Morena, Yeidckol Polevnsky,  informó este jueves que el partido que llevó a la Presidencia de la República a Andrés Manuel López Obrador reducirá 75% su presupuesto para 2020.

Con esta decisión, en lugar de recibir  los mil 760 millones de pesos que le fueron aprobados por la Comisión de Prerrogativas y Partidos Políticos del Instituto Nacional Electoral (INE)  el presupuesto de Morena sería sólo de 440 millones.

“Nos sumamos y expandimos a la propuesta de nuestro presidente @lopezobrador_; en #Morena vamos a reducir 75% nuestro gasto como partido político”, escribió la dirigente en su cuenta de Twitter.

La líder morenista no sólo ofreció disminuir significativamente el recurso etiquetado a Morena, sino que además reveló que su partido buscará impulsar una ley para que las prerrogativas sean menores.

“Pediremos a las cámaras de Diputados y Senadores que se reforme la constitución. Aquí la propuesta es reducir el porcentaje que se otorga actualmente, para que los partidos que no quieran bajarse, pues deberán hacerlo porque ya estará en la constitución”, sentenció.

El artículo que buscaría modificarse es el 41, base 2, inciso A de la Constitución, que establece que el financiamiento a los partidos se calcula multiplicando el número total de ciudadanos inscritos en el padrón electoral por el 65 por ciento del valor diario de la unidad de medida que es el salario mínimo (84.49 pesos).

“Y lo que queremos es que ya no sea el 65, que sea menos”, aclaró.

Andrés Manuel López Obrador, presidente de México. Foto: Presidencia de México.

Ayer, el presidente Andrés Manuel López Obrador pidió  a los partidos políticos reducir en 50% sus gastos y regresar ese dinero a la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP). Este miércoles en su conferencia matutina volvió a tocar el tema, y dijo que pedirá al secretario de Hacienda, Arturo Herrera, reunirse con los consejeros del Instituto Nacional Electoral (INE) y los dirigentes de los partidos políticos para lograr un acuerdo conjunto a fin de que renuncien a parte del financiamiento público etiquetado para el próximo año.

Reiteró que todos los días se hará el llamado a los partidos, pero esto no significa que busque presionar a nadie, y  sí “hacerlo público, transparente, quien es quien en la congruencia, en ayudar al prójimo”.

Los dirigentes  de los partidos políticos han sido muy cautelosos en pronunciarse a favor de la reducción del financiamiento público. La postura del PRI es que el tema debe revisarse meticulosamente, y que el recorte debe ser en todo el sistema electoral, según lo expuso su presidenta Claudia Ruiz Massieu. 

Los que de plano no han dicho nada al respecto,  son las dirigencias del PAN, MC, PVEM y PRD. En las cuentas de Twitter de estos cuatro partidos no hubo posts sobre el tema, tampoco en las páginas de internet respectivas.

De manera personal, el líder de la dirigencia colegiada del sol azteca, Ángel Ávila, manifestó que el recorte “es una propuesta muy simplona de quererse ganar la simpatía. Estamos ante una propuesta del Ejecutivo para asfixiar a la Oposición, para que no tenga los mínimos recursos indispensables para poder hacer campañas”.

Quien lo tomó como un reto personal fue el secretario general de MC, Jorge Álvarez Maynez, quien subió un video a sus redes sociales en el que condicionó el recorte del financiamiento a cambio de que el presidente exhiba que Morena entregó el 50% de sus recursos de 2017 a los damnificados de los sismos y solamente si eso se cumplió,  entonces aceptarán recortar los recursos de MC.

La cuenta personal de Carlos A. Madrazo, secretario general del PVEM, no registra mensajes; lo mismo sucedió con Dante Delgado, fundador y actual coordinador parlamentario de MC en el Senado.

El líder del PT, Alberto Anaya, tampoco subió mensaje sobre las prerrogativas, y su último mensaje fue para reprobar el ataque a hispanos en El Paso, Texas.

Si los partidos no aceptan el recorte a su financiamiento,  el siguiente año, los siete partidos políticos con registro recibirán en total 5,239 millones de pesos. Ese monto se dividirá de la siguiente manera: Morena tendrá 1,760 millones; el PAN, 970; el PRI, 914; el PRD, 451; el PVEM, 431; MC, 405, y el PT, 395.