Las obras del que habría sido el Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM) en Texcoco de Enrique Peña Nieto, estaban rodeado de minas de tezontle y basalto y, de ellas, más de la mitad operaron de forma ilegal entre 2016 y 2018.

Entre ese periodo, 106 de 205 bancos pétreos registrados en el oriente del Estado de México cometieron irregularidades en su operación.

Tanto el tezontle como el basalto eran utilizados para evitar que la terminal en forma de “X” y las pistas se hundieran en la zona que pertenecía al antiguo lago de Texcoco.

En total, entre diciembre de 2015 y en 2018 -cuando se realizó la consulta que canceló el proyecto- se adjudicaron seis contratos.

Las empresas solicitaron a la Secretaría de Medio Ambiente federal y estatal 189 autorizaciones para explotar bancos pétreos en los alrededores de las obras. Únicamente se denegaron 14.

115, por su parte, se aprobaron en un año, luego de la licitación de los contratos para las pistas en septiembre de 2016.

Pero eso no es todo. Además algunas minas afectaron restos arqueológicos protegidos por el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), así como la salud de los pobladores y el medio ambiente.

Tolman (Axapusco)

La mina Tolman brindó por lo menos 195 mil 055 metros cúbicos de tezontle al NAIM.

En diciembre de 2016 fue autorizada la explotación de este banco de material a José Neri Ortega, vinculado a los sindicatos de trasportistas.

No obstante, se autorizó un polígono de explotación que fue sobrepasado.

Además, Neri es dueño de otras tres minas en esa zona, de las cuales, una trabajó meses antes de tener autorización.

Santo Domingo (Temascalapa)

Esta mina suministró por lo menos 23 mil 587 metros cúbicos de tezontle al megaproyecto, iniciando actividades a lo largo de 2016.

En agosto de 2016 le fue negada la autorización para explotar este banco a Carlos Isaac Ortega Álvarez, relacionado a los sindicatos de transportistas, ya que se ubicaba en un Área Natural Protegida.

No obstante, en septiembre de ese año, se autorizó su explotación mediante una resolución firmada por Salvador Díaz Vanegas, quien era director general de Ordenamiento e Impacto Ambiental de la Secretaría de Medio Ambiente del Estado de México.

Las Cuevas y La Cueva (Tepetlaoxtoc)

Las minas de Las Cuevas y La Cueva se ubican en el mismo cerro. La primera fue autorizada en diciembre de 2016 y la segunda en abril de 2018.

Sin embargo, para enero de 2017 ambas ya se encontraban muy explotadas.

Además, su explotación implicó daños a una parte importante de una zona arqueológica protegida por el INAH desde el 18 de agosto de 2016.

Xolco (Otumba)

Esta mina fue autorizada en diciembre de 2017, pero sus operaciones arrancaron desde julio de ese mismo año y se extendieron más allá del perímetro autorizado.

La persona autorizada, Benouhoud Radoine, posee otros tres bancos pétreos en la zona, de los cuales, otros dos también operan fuera del perímetro y uno lo hizo un año antes de tener autorización.