Durante el primer año de la administración del panista Miguel Ángel Yunes Linares en el Gobierno de Veracruz, el auditor general del Órgano de Fiscalización Superior (ORFIS) de ese estado, Lorenzo Antonio Portilla Vázquez, detectó un presunto desvío de recursos por más de 338 millones de pesos.

El diario Reforma publicó que, de acuerdo con el informe de la Cuenta Pública 2017, las dependencias que reportaron un daño patrimonial son la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol), Protección Civil, Secretaría de Desarrollo Agropecuario, Rural y Pesca (Sedarpa) y Espacios Educativos.

“Estamos hablando de millones de pesos sin las faltas graves, y una vez que se dictamina y se vota por el pleno del Congreso, iniciaremos las fases de investigación por el presunto daño”, indicó Portilla Vázquez.

Por su parte, el auditor confirmó que por ahora todas las obras que se asignaron en el ejercicio fiscal 2017 de la Secretaría de Infraestructura y Obras Públicas (SIOP), encabezada por el actual senador Julen Rementería, fueron ejecutadas, por lo que no se han detectado daños patrimoniales en la Cuenta Pública de esa instancia.

No obstante, ante la posibilidad de que existan inconsistencias en los procesos de contratación que otorgó el líder estatal del PAN, José Mancha, el auditor sugirió que se continuara con la investigación.

Además, la auditoría también detectó un daño patrimonial por más de mil 22 millones de pesos en el ejercicio del gasto de 153 municipios y dos organismos paramunicipales, entre las que se encuentran la comisión de agua potable y saneamiento de Xalapa y Lerdo de Tejada.

Los ayuntamientos más afectados fueron:

  • Coatzacoalcos – 142.2 millones de pesos
  • San Andrés Tuxtla – 56 millones de pesos
  • Pueblo Viejo – 25 millones de pesos
  • Lerdo de Tejada – 24 millones de pesos
  • Naolinco – 22 millones de pesos
  • Emiliano Zapata – 50 millones de pesos
  • Álamo – 27.9 millones de pesos
  • Ixhuatlán de Madero – 34.5 millones de pesos
  • Las Choapas – 26.3 millones de pesos

Mientras tanto, Xalapa tuvo un daño patrimonial de 7 millones de pesos y el municipio conurbado de Coatepec de 9 millones de pesos.

Las inconsistencias detectadas por la auditoría son anticipos de salarios, contratos de obras públicas no amortizados y/o recuperados, traspasos de recursos entre fondos no reintegrados a sus cuentas bancarias de origen, así como saldos de deudores diversos cancelados sin evidencia documental.

También fueron encontradas erogaciones sin comprobación documental, gastos y/o donativos sin evidencia de que hayan sido recibidos por los beneficiarios, adquisiciones de bienes o servicios sin observancia a la normativa aplicable, y falta de enteros de obligaciones fiscales a instancias competentes.

Hay que recordar que el anterior gobernador de Veracruz, Javier Duarte de Ochoa, fue condenado a nueve años de cárcel por los delitos de lavado de dinero y asociación delictuosa.

Durante la campaña electoral, el ahora Gobernador electo del estado, Cuitláhuac García Jiménez, señaló a Yunes Linares por el supuesto desvío de recursos públicos para la campaña de su hijo, Miguel Yunes Márquez, quien aspiraba a la gubernatura de Veracruz por el Frente PAN-PRD-MC

A la par de los señalamientos, García Jiménez y el presidente de Morena en Veracruz interpusieron dos denuncias ante la Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos Electorales (Fepade) en la delegación de la Procuraduría General de la República (PGR) en Xalapa.

Según la acusación, el gobierno de Yunes Linares repartió despensas con fines electorales, así como monederos electrónicos con hasta mil pesos de saldo.