Por segunda ocasión en menos de dos semanas, el gobernador de Jalisco, Enrique Alfaro Ramírez, asistió a un encuentro de futbol, ahora como parte del encuentro entre Chapala y Cihuatlán, correspondiente a la final de la Copa Jalisco, que se celebró en el estadio Jalisco durante la tarde del domingo.

A mitad de la semana anterior se le había visto en el Estadio de Tepatitlán dentro del municipio del mismo nombre en Los Altos de Jalisco para presenciar la final de la Liga de Expansión entre el club de esa localidad contra el Atlético Morelia.

El mandatario fue fotografiado por asistentes al lugar, mientras éste se encontraba en las tribunas, lo que ocasionó su evidente descontento, pues está acostumbrado a los escenarios cómodos y las entrevistas fáciles en donde no se le cuestiona.

Enrique Alfaro, gobernador de Jalisco. Foto: Especial.

Al mandatario no le importaron las críticas y este domingo volvió a hacer gala de presencia en el Estadio Jalisco e incluso se metió al vestidor de los jugadores. Escribió algunos tweets en su cuenta personal y el Sistema Jalisciense de Radio y Televisión (Canal 7) transmitió en vivo el encuentro entre Chapala y Cihuatlán. 

A través de una publicación compartida en redes sociales, el mandatario estatal llamó a la población a presenciar en el encuentro vía streaming, aunque en respuesta recibió, mayoritariamente, comentarios negativos de quienes reprocharon su presencia en el estadio mientras el estado enfrenta una crisis de violencia, que se suma a la escasez de agua y los incendios forestales.

“Cuántas familias de Jalisco no podrán asistir a esos eventos porque están buscando a sus seres queridos desaparecidos y todo gracias a qué tú le das más importancia a esto que a la seguridad de todos, cada día me arrepiento de votar por ti, inepto”, escribió el usuario @freekogdl en Twitter.

“Su mero mole Góber…pasársela viendo fútbol en lugar de gobernar (sic)”, replicó @OCTAVIOGLEZ en la misma red social.

“El estado cae a pedazos y este wey con esto (sic)”, manifestó por su parte @ramon161982.

Al mandatario no  le importaron las críticas pues, horas más tarde, compartió un segundo mensaje sobre el evento.

“Hoy, desde el monumental estadio Jalisco, vivimos una fiesta deportiva llena de emoción con más de 15 mil personas que vinieron desde distintos rincones de nuestro estado para vivir la gran final de la #CopaJalisco y echarle porras, con los ánimos a tope, a sus equipos.”

De acuerdo con información policiaca, sólo entre el sábado y el domingo, al menos seis personas fueron asesinadas a balazos en diferentes puntos de la metrópoli, y mientras Alfaro Ramírez presenciaba el encuentro de futbol, bomberos de diferentes corporaciones atendían un incendio en el paraje Agua Dulce, dentro de área natural protegida del bosque de La Primavera.

La afición del gobernador por el fútbol es conocida en todo Jalisco, pues él mismo se ha encargado de difundirlo, sin embargo contrasta con el desdén que ha mostrado por el tema de las personas desaparecidas y fosas clandestinas que colocan a la entidad jalisciense en el primer sitio.

El pasado 9 de mayo una comitiva de madres con hijos desaparecidos y localizados muertos bajo el resguardo del Instituto Jalisciense de Ciencias Forenses, marchó hasta Casa Jalisco (la residencia del gobernador) con la esperanza de que alguien les ayudara a agilizar los trámites para recuperar los restos de sus seres queridos, pero nadie les abrió la puerta.

Y este domingo, mientras el gobernador presenciaba el encuentro de fútbol, familiares y amigos de los hermanos González Moreno, protestaron frente a Palacio de Gobierno para exigir justicia por el rapto y asesinato de los jóvenes, presuntamente a manos de un grupo de la delincuencia organizada. Ellos tampoco fueron atendidos.