Por: Redacción (@revistapolemon)

El candidato a la presidencia de la coalición Todos por México, José Antonio Meade, pidió este domingo la ayuda de los mexiquenses para ganar la elección del próximo 1 de julio.

En un evento realizado en el municipio de Naucalpan, el candidato recordó que en los comicios del 2017 el PRI logró alzarse con la victoria, cuando Alfredo del Mazo quedó electo como gobernador de aquella entidad.

“Hoy vengo a pedirles que me ayuden, ¿cuento con ustedes?”, preguntó varias veces a quienes aún permanecían en la cancha de fútbol de la Unidad Deportiva Cuauhtémoc del IMSS, pues muchas personas ya se habían retirado, cansados de esperar desde las 10:00 horas y de soportar el calor.

“Vamos a ganar esta elección ustedes y nosotros juntos, coordinados por un priismo vivo, orquestado por Ernesto Nemer y siguiendo el ejemplo de Alfredo del Mazo”, dijo Meade y añadió que hace un año los ojos de México y del mundo estaban puestos en el Estado de México, donde se vivió una elección histórica.

“El Estado de México podría haber escogido ir hacia atrás o hacia adelante, mirar al futuro o al pasado, votar por certidumbre o por el riesgo”, agregó.

Meade quiere seguir el “ejemplo de Del Mazo”

La semana pasada, Meade anunció que su gobierno ofrecerá un “Salario para jefas de familia”, un apoyo de mil 200 pesos mensuales para las madres solteras con el que, según dice, busca que las mujeres tengan inclusión financiera que les otorgue mayor bienestar y evite que caigan en la pobreza.

En junio del 2017, Alfredo del Mazo ganó las elecciones del Estado de México gracias al voto de las mujeres, a quienes el PRI les ofreció un “salario rosa”, que consiste en un beneficio de 2 mil 400 pesos bimestrales a las amas de casa con tres o más carencias sociales que no perciban ingresos, así como capacitación para el autoempleo y apoyo psicológico.

Cabe mencionar que, en marzo pasado, cerca de 150 amas de casa se manifestaron para demandar a Del Mazo que cumpliera con la entrega de los apoyos, pues según decían, sólo habían sido entregados a militantes o a mujeres afines al PRI. También amenazaron con votar por Morena el 1 de julio si no recibían una respuesta favorable.

Además, durante el proceso electoral de 2017 para elegir al gobernador del Estado de México se registraron violaciones a al menos 16 artículos de cinco leyes estatales y federales en materia electoral, así como 619 denuncias por irregularidades cometidas en cada una de las etapas

Según el reporte “Informe Final sobre las elecciones para gobernador del Estado de México”, presentado por el Observatorio Electoral Ciudadano “Ni Un Fraude Más”, el PRI incurrió en por lo menos nueve acciones ilegales antes, durante y después de la jornada electoral del pasado 4 de junio, entre las que destacaron el rebase de topes de campaña, operativos masivos de acarreo, compra de voto, secuestro y terrorismo electoral.

El informe, de hecho, calificó a los comicios electorales como “la elección más sucia de la historia contemporánea de México”, pues el PRI gestó el operativo electoral más grande para conservar el poder en la tierra natal de Enrique Peña Nieto.

Para que el PRI permaneciera al frente del gobierno mexiquense una vez más, funcionarios federales y estatales intervinieron mediante el condicionamiento de programas sociales como Liconsa y Prospera y la promoción ilegal de obras de gobierno.

De igual manera, el partido presentó un probable rebase del tope de gasto de campaña en 30%, lo que implicaría unos 374 millones de pesos.

Mientras tanto, la guerra sucia no se quedó atrás. El informe da cuenta de los ataques hacia la candidata de Morena, Delfina Gómez, y una “guerra psicológica de miedo y violencia física directa” contra militantes y representantes de ese partido, con al menos 135 denuncias ante la FEPADE por amenazas telefónicas.

Además, la mañana del 4 de junio, fueron sustituidos cinco mil funcionarios de las casillas y se registraron irregularidades en el llenado de las actas de escrutinio, en el conteo rápido, en el Programa de Resultados Electorales Preliminares (PREP) y en los conteos distrital y final.

También se reportó que se ejerció presión corporativa a los trabajadores de los gobiernos estatal y municipal, afiliados a sindicatos, para apoyar al gobierno en turno.

Dichas violaciones fueron cometidas principalmente en cuatro de los cinco municipios que, en conjunto, agrupan a tres cuartas partes del voto efectivo, es decir, Ecatepec, Toluca, Naucalpan y Tlanepantla.

Por su parte, en 2011 Eruviel Ávila también ofreció un documento similar durante su campaña, cuando hizo entrega de la tarjeta “La Efectiva”. Dicha herramienta fue objeto de denuncias penales por su presunto uso electoral en los comicios estatales y federales de 2012, 2014 y 2015, sin que las quejas hayan prosperado.

Además, en 2017 se reveló que el uso y explotación de la marca “La Efectiva” entre 2011 y 2016 correspondió a Apolinar Mena Vargas, un funcionario del gobierno del Estado de México que estuvo vinculado a los escándalos de corrupción en OHL.

Según Sin Embargo, al menos desde el 2011 los partidos políticos han hecho uso de los plásticos, como tarjetas y monederos electrónicos, para incentivar el voto a su favor, ya que es un mecanismo poco perseguido o castigado debido a la ambigüedad de la Ley electoral vigente.

En ese periodo, además del PRI, el Partido Acción Nacional (PAN), el Partido de la Revolución Democrática (PRD) y el Verde Ecologista de México (PVEM) emitieron 12 tarjetas diferentes que prometieron grandes beneficios para sus portadores.