“Como fotografiamos y filmamos el lugar, un vehículo se ubicó agresivamente detrás de mi auto y nos siguió por varias cuadras, sin que se presentara incidente alguno. Más adelante en el recorrido, me detuve a conversar con un grupo de policías estatales y municipales a quienes solicité me enseñaran el folleto que la FEPADE distribuyó (medio millón se imprimieron para policías, nos informó el titular de esta dependencia) y ninguno de los 10 uniformados sabía de qué les estaba hablando; les relaté el incidente y les mostré las fotos del lugar en donde se estaba cometiendo el delito electoral y les solicité se apersonaran para cumplir la ley. Resultó que ninguno de ellos tenía programado circular por ese sitio… No se negaron, pero no iban para allá, aunque estaba ubicado a unas muy pocas cuadras de distancia”. Esto es parte del relato de Sergio Romero Cuevas, uno de los miembros fundadores de la RUCD (Red Universitaria y Ciudadana por la Democracia) que participó como observador electoral en la población de Huixquilucan, Estado de México, durante la pasada elección.

La RUCD se integró con 100 visitantes internacionales y más de 200 personas observadoras nacionales en 25 estados de la República. Participaron en la defensa de la legalidad y la autenticidad de las campañas electorales y de los comicios que se efectuaron el pasado 1 de julio.

Su intención fue evitar fraudes e irregularidades como las sucedidas en las elecciones presidenciales de 1988, 2006 y 2012 y en las de gobernador en el Estado de México y en Coahuila en 2017.

Integrantes de la Red Universitaria y Ciudadana por la Democracia (RUCD). Foto: Especial

En la pasada elección presidencial, dicen algunos de los observadores, la presencia de “halcones” y “mapaches” fue mínima, sin embargo, eso no significa, cómo afirmó el consejero presidente del INE, Lorenzo Córdova, que la democracia mexicana ha “madurado”, sino que la participación de la ciudadanía fue clave en el proceso electoral, pues acudió de forma masiva a ejercer su voto y no se desanimó ante los intentos aislados de boicotear la elección.

Durante el proceso electoral la RUCD generó tres reportes y al finalizar el mismo, publicó en su portal https://www.reddemocracia.org/ un informe final que contiene una serie de observaciones y recomendaciones para las autoridades en la materia.

Presentación del informe final de la Red Universitaria y Ciudadana por la Democracia (RUCD). Foto: Especial

Personalidades como Boaventura de Sousa Santos, Immanuel Wallerstein, Roberto Gargarella, Noam Chomsky, John Ackerman, Elena Poniatowska, Sergio Aguayo, Greg Grandin, Gabriela Ippolito-O’Donnell, José Del Val, Miguel Concha Malo y Alejandro Solalinde, así como por académicos y académicas del Tecnológico de Monterrey, el Colegio de México, la Universidad Autónoma Metropolitana, el Instituto Politécnico Nacional, la Universidad de Guadalajara, la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla, la Universidad Autónoma de Nuevo León, la Universidad Veracruzana y 15 diferentes entidades académicas de la Universidad Nacional Autónoma de México, entre otras universidades nacionales, respaldaron ésta iniciativa.

De todo ese trabajo de análisis se desprenden recomendaciones a las autoridades competentes como el Instituto Nacional Electoral (INE), la Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos Electorales (FEPADE), el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF), el Fondo de Ayuda para la Observación Electoral (FAOE), la Procuraduría General de la República (PGR) y el Congreso de la Unión según el caso.

Santiago Nieto Castillo. Foto: Especial.

El equipo jurídico de la RUCD estuvo conformado por especialistas en derecho electoral como el doctor Santiago Nieto Castillo y el doctor John Mill Ackerman, apoyados por Ranmses A. Ruiz Cázares; también colaboraron los abogados y las abogadas de En Defensa del Voto Libre, fundado por el maestro José Agustín Ortiz Pinchetti y la doctora Loretta Ortiz Ahlf.

La RUCD detectó que durante el desarrollo de la jornada electoral del 1 de julio se recibieron 32 denuncias recabadas en campo por las y los observadores electorales desplegados en varios estados del territorio nacional, 14 de ellas relacionadas con compra de voto, 9 por obstaculizar o interferir en el desarrollo normal de las elecciones, 2 por votar a sabiendas de que no se cumple con los requisitos de la ley, 2 por organizar el traslado de votantes, 2 por solicitar evidencia del sentido del voto, 2 por hacer proselitismo a los electores el día de la jornada electoral en el interior de las casillas y una por realizar actos que provoquen intimidación o temor en el electorado.

Lorenzo Córdova, presidente del INE, encabeza apertura de jornada electoral. Foto: Especial.

La RUCD concluyó que en las etapa pre-electorales es necesario fortalecer legal e institucionalmente la figura de Observador/Observadora Electoral como participante activo(a), y para ello consideró que es importante ampliar la fecha de registro de solicitudes, así como brindar capacitación más dinámica.

Entre las propuestas de la RUCD están: mejorar la atención de agentes de policía y ministerio público en el proceso electoral. Prohibir los discursos de odio en las campañas electorales. Puntualizar esfuerzos para la erradicación de la violencia política de género. Combatir la corrupción y actos fraudulentos que se presentan desde el inicio de las pre-campañas, para lo cual es primordial reducir el monto de financiamiento de partidos políticos. Retirarle al INE múltiples tareas porque está claramente sobrecargado por sus diversas atribuciones, las cuales le restan eficiencia en el momento de realizar su tarea.

Igualmente, la RUCD pidó que se promoviera el diálogo interinstitucional, especialmente ente el INE y el TEPJF.

Aquí puedes leer el informe final👇