Nuevas irregularidades relacionadas con el Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM) han sido detectadas por la Auditoría Superior de la Federación (ASF), esta vez por un total de 44 millones 128 mil 446 pesos, según la primera entrega de la Cuenta Pública de 2018.

Según las cuatro revisiones publicadas hasta ahora por la ASF, para el proyecto del NAIM se realizaron obras sin estudios preliminares ni proyecto ejecutivo ni derechos de sitio o licitación, además de la adquisición de 148 toneladas de acero innecesarias y pagos de servicios no realizados.

Asimismo se encontró que, por ejemplo, una empresa ganó una licitación sin indicar cómo llevaría a cabo las actividades; o bien, que en cinco licitaciones el Grupo Aeroportuario de la Ciudad de México (GACM) no fijó un costo base.

Enrique Peña Nieto supervisando la construcción del NAICM. Foto: Especial

También se otorgaron contratos por adjudicación directa y por invitación a tres personas sin una justificación bien elaborada, y se pagó por una supervisión antes del inicio de la obra, aunque los servicios comenzaron 48 días luego de que iniciaran los trabajos.

De igual manera se dio a conocer la asignación de una obra fuera del contrato que incrementó el precio en un 27 por ciento y el pago por insumos que ya se había realizado desde un inicio.

De acuerdo con el Presupuesto de Egresos de la Federación para el Ejercicio Fiscal de 2018, para el NAIM fueron aprobados 5,000,000 miles de pesos, mismos que se transfirieron en la partida de gasto 46101 “Aportaciones de Fideicomisos Públicos” en particular al “Fideicomiso del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México”. 

Aclaraciones pendientes

Tras revisar la Construcción del Entronque de ingreso a la zona militar Peñón-Texcoco en el Campus Sureste, la ASF determinó que el GACM quedó con un monto pendiente de aclaración por 1 millón 433 mil 309 pesos.

Lo anterior debido a la falta de estudios preliminares y del proyecto ejecutivo terminado durante el proceso de licitación, lo que causó estudios y labores extras, la duplicación de pagos y la autorización de conceptos que no se previeron en su debido momento.

Vista aérea del NAICM. Foto: Especial.

Tampoco se tienen los derechos del sitio donde se llevarían a cabo los trabajos, ni se entregó a la contratista el anticipo acordado antes de iniciar los mismos y no se realizó el convenio de reducción de monto y plazo del contrato de servicios por los trabajos del entronque que no se licitó y tenía que ser supervisado.

También hizo falta aclarar 17 millones 037 mil 903 pesos del desarrollo de la ingeniería y construcción de subestaciones y acometida eléctrica del NAIM.

Obras del NAIM. Foto: Especial.

Estas fallas fueron por:

  • Falta de retenciones por 5 millones 292 mil pesos
  • El suministro de 148.5 toneladas de acero de refuerzo que no se requerían por 6 millones 549 mil pesos
  • Supervisión de precarga que no se utilizó por 2 millones 552 mil pesos
  • El reporte final de supervisión de ingeniería que no se entregó, por 2 millones 642 mil pesos

Licitaciones irregulares

Lo procesos de contratación para la construcción de terminales, edificios, terminal de carga, centro intermodal, plantas centrales, red de distribución eléctrica y túnel de drenaje pluvial no pudieron comprobar que, en su licitación, la empresa ganadora precisara cómo se realizarían para garantizar su cumplimiento.

Y eso no es todo, sino que en dos procesos licitatorios se incumplió con el plazo de difierimiento para dar a conocer los fallos de las licitaciones.

Trabajadores en el NAICM. Foto: Especial.

Otras cinco licitaciones no presentaron evidencia de que se realizó un presupuesto total ni relativo a los ejercicios subsecuentes y, cuatro más, no tuvieron un avance en el desarrollo de los estudios y proyectos que permitieran a los competidores preparar proposiciones solventes.

Por su parte, otra licitación no cumplió con los criterios de excepción de la licitación pública ni el por qué excedió su monto máximo de adjudicación de la invitación a cuando menos tres personas.

Otros casos son:

  • No se verificó que no existieran en ejecución trabajos similares
  • Que el GACM no se aseguró de que hubiera congruencia entre los alcances de un contrato de supervisión y los periodos de obra a la que se supervisaría
  • Que no se verificó que las contratistas garantizaran los anticipos otorgados

Construcción del Nuevo Aeropuerto en Texcoco. Foto: Especial

En cuanto a los trabajos de pilotes para la Torre de Control, Edificio Terminal y Centro de Transporte Intermodal, se estableció un monto pendiente de aclaración por 25 millones 657 mil 234 pesos, el mayor de las cuatro auditorías.

Obras adicionales

Además, la ASF detectó que se asignaron obras adicionales y extraordinarias fuera del contrato que significaron un aumento del 26.7 por ciento, sin que se hiciera una licitación pública.

En otro caso no se tenían los estudios previos y el proyecto ejecutivo completos antes de que se adjudicara el contrato, lo que hizo que se formalizara un convenio modificatorio de ampliación del monto, aumentando un 23.8 por ciento la cantidad original.

Construcción del Nuevo Aeropuerto. Foto: Especial

Por otra parte, se encontró la improcedencia del básico “Insumos adicionales por requerimientos del GACM para pilotes” por el aumento en la producción de pilotes, insumos que ya se habían solicitado desde las bases y otros que se duplicaron con los incluidos en los precios de concurso, generando pagos en demasía por 21 millones 154.9 mil pesos.