Desde el momento en que Ana Laura Magaloni fue propuesta en la terna para ocupar la vacante que Eduardo Medina Mora dejó en la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), de inmediato recibió una avalancha de impulsos que le llegaron a través de distintos medios de comunicación.

Utilizando diferentes espacios periodísticos y cuentas de Twitter, influyentes conductores y analistas como Leo Zuckermann, Denise Dresser, María Amparo Casar, Héctor Aguilar Camín, Carlos Elizondo Mayer-Serra y Carlos Bravo Regidor encabezaron una incesante campaña de panegíricos a favor de Magaloni.

Pero este apoyo no fue casual. Estuvo perfectamente orquestado. Y sus principales defensores, que le expresaron su apoyo desde sus respectivos medios de comunicación ⎼Excélsior, Letras Libres, Nexos y Televisa⎼ comparten intereses que van más allá de las simples coincidencias intelectuales.

 

Casi todos estos personajes trabajan en el CIDE o están vinculados

Héctor Aguilar Camín –con quien Magaloni había compartido mesa en el foro “Desafíos a la libertad en el siglo XXI”, celebrado el pasado 26 de mayo en Guadalajara, y cuyo objetivo fue denostar sistemáticamente la imagen de López Obrador⎼ fue uno de sus principales defensores.

Lo curioso es que si revisamos el directorio de la revista Nexos ⎼cuyo dueño y director es Héctor Aguilar Camín⎼ podremos observar que la publicación incluye, tanto en su comité editorial como entre sus colaboradores, no sólo a los antilopezobradoristas más iracundos, sino también a muchos de los personajes que trataron de impulsar la candidatura de Magaloni: Leo Zuckermann, Héctor de Mauleón y María Amparo Casar, Carlos Elizondo Mayer-Serra, Denise Dresser, Luis de la Calle y, claro, Aguilar Camín.

En su currículum, la propia Magaloni presume como sus trabajos más destacados los que ha publicado en la revista de Aguilar Camín:

Si observamos bien, veremos que Magaloni presente como lo más notorio de su trabajo textos que escribió en coautoría con Carlos Elizondo Mayer-Serra, y que fueron publicados, para no variar, en la revista Nexos. Mayer-Serra, cabe decirlo, es amigo y compañero de Magaloni en el CIDE, institución que Serra dirigió de 1995 a 2004.

Intelectuales del CIDE cierra filas

Leo Zuckermann ⎼que fue secretario general del CIDE y actualmente imparte clases en dicho centro de enseñanza⎼ también tiene una amistad profunda con Magaloni. No sólo son compañeros de cátedra en aquellas aulas. Además de aprovechar sus espacios para sobajar las políticas del Presidente López Obrador, el conductor de Televisa suele invitar a Magaloni para que hable fuerte contra el gobierno federal.

Ana Laura Magaloni en La Hora de Opinar.

En el programa Es la hora de opinar, que conduce Zuckermann, Magaloni ha compartido muchas veces con esos mismos personajes que, desde hace poco más de una semana, comenzaron a impulsarla como su candidata a la SCJN, y que ahora, tras su derrota, han emprendido una campaña de descrédito contra Margarita Ríos-Farjat, luego de que los senadores decidieran darle 94 votos, contra 25 a Magaloni y uno a Diana Álvarez Maury.

Los vínculos de Magaloni con María Amparo Casar, Presidente Ejecutiva de Mexicanos vs. La Corrupción y la Impunidad, de Claudio X González, también son estrechos: Magaloni no sólo es invitada frecuentemente a los foros que esa A.C, sino que, de acuerdo con su propio currículo, forma parte del Consejo Consultivo que orienta al hijo del dueño de Kimberly-Clark, que amagó con no invertir en México, debido a que la Cofece anunció que investiga a dicha empresa debido a la “posible comisión de prácticas monopólicas absolutas”.

Ana Laura Magaloni en una conferencia de Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad

Magaloni, además de trabajar bajo la supervisión de Amparo Casar en Mexicanos vs. La Corrupción y la Impunidad, también es compañera de Casar ⎼¿dónde cree usted? ¡Adivinó!⎼ en el CIDE.

La pregunta que muchos nos hicimos fue: ¿Para quién trabajaría Magaloni de llegar a la SCJN? Y la respuesta era tan obvia como espeluznante: ¡Para los X González! Y para cierto grupo de intelectuales vinculados el CIDE.

Lo cierto es que los intelectuales del CIDE y algunos otros itamitas ⎼como Denise Dresser, que ha dado clases en el ITAM, al igual que Magaloni⎼ estaban muy interesados en impulsar la candidatura de su favorita a la SCJN. Y de ahí que no dudaran en disparar toda su artillería contra Margarita Ríos-Farjat, quien, pese a sus sucios y variados estratagemas, a juicio de la mayoría de los senadores fue considerada la más apta para integrarse al máximo tribunal de México.

Por otra parte, no perdamos de vista que Aguilar Camín ⎼un intelectual tristemente célebre por haber puesto su pluma al servicio del expresidente Carlos Salinas de Gortari y por haber defendido la llamada “Ley Televisa”, una fallida iniciativa que pretendía incrementar los privilegios de Televisa y Tv Azteca, pero que en su momento fue declarada anticonstitucional por la Suprema Corte de Justicia⎼ recibió del gobierno de Enrique Peña Nieto, a través de su empresa Nexos sociedad ciencia y literatura S. A. de C. V., la bonita cantidad de 59 millones 224 mil 457 pesos.

Y de ahí el miedo que tienen estos supuestos académicos, disfrazados de periodistas e intelectuales: ver minados sus privilegios.

 

Magaloni y la mentira

Ahora bien, sospecho que uno de los principales motivos que llevaron a los senadores a no votar por Magaloni fue darse cuenta que la profesora del CIDE mintió durante su comparecencia.

Y es que la colaboradora de Nexos aseguró que jamás había sido servidora pública, que nunca nunca había pertenecido a ningún gobierno y que, más allá de su vida académica, no se dedicaba a la política.

Pero al revisar su trayectoria, la mentira no sólo cayó por su propio peso, sino que es posible que llevara a varios personajes del Senado a no votar por alguien que falseaba su trayectoria con tanta naturalidad.

Pasemos revista sobre algunos de sus puestos: De 1987 a 1990, la profesora del CIDE trabajó en el Juzgado Tercero en Materia Administrativa en el Distrito Federal como Secretaria Proyectista y Actuaria de Juzgado de Distrito. Posteriormente, de 1990 a 1991, fue directora de Estudios y Proyectos en la Comisión Nacional de Derechos Humanos.

Más tarde, en 1994, fue asesora en la Oficina de la Presidencia de la República, donde formó parte del Proyecto de Reforma Constitucional 1994, justo cuando Carlos Salinas de Gortari (con quien tuvo trato) le pasaba la estafeta a Ernesto Zedillo. De hecho, durante ese periodo, el trabajo de Magaloni consistió en asesorar en la elaboración del proyecto de reforma constitucional de 1994 que reconfiguró la Suprema Corte de Justicia de la Nación y creó el Consejo de la Judicatura Federal.

Ana Laura Magaloni, ex candidata a ministra de la Suprema Corte de Justicia de la Nación.

Años después, en 2000, la catedrática del CIDE fue coordinadora del proyecto “Diagnóstico Empírico del Juicio Ejecutivo Mercantil en la Justicia Local” para el Banco Mundial a solicitud de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP). Un año después ⎼y durante los siguientes cuatro años: de 2001 a 2005⎼ trabajó en la Secretaría de Gobernación como coordinadora de Asesores del entonces secretario de Gobernación Santiago Creel Miranda. ¿Por qué lo habrá omitido?

Tiempo después, en 2016, fue asesora (aunque en su currículum cuida de poner que fue “externa”) del entonces secretario de Gobernación, nada más ni nada menos que Miguel Ángel Osorio Chong. De ahí salió para ser coordinadora del proyecto “Justicia de Barrio” elaborado en las Alcaldías de Iztapalapa y Gustavo A. Madero (de 2016 a 2017). Acto seguido, de septiembre de 2016 a enero de 2017, fue designada directamente por el entonces Jefe de Gobierno Capitalino, Miguel Ángel Mancera, como diputada de la Asamblea Constituyente de la Constitución Política de la Ciudad de México.

Llama la atención que ser una de las legisladoras que confeccionó la Constitución de la Ciudad de México no le haya parecido relevante.

Magaloni ⎼sólo ella sabrá por qué⎼ también omitió decir que el año pasado, fue Presidenta de la Comisión para la Transición de la Procuraduría General de Justicia a la Fiscalía General de Justicia de la CDMX, nombrada por Claudia Sheinbaum. Durante el desempeño de su cargo, diseñó el llamado Plan de Transición que podría sentar las bases de la nueva Fiscalía de la Ciudad de México.

De hecho, el pasado 30 de septiembre Magaloni, en representación de los miembros de la Comisión Técnica, fue a presentar el modelo de transición al Congreso de la Ciudad de México. Pero, caray, eso tampoco le pareció parte del servicio público.