El ex director de Petróleos Mexicanos (Pemex) Emilio Lozoya Austin, será extraditado a México para ser juzgado por los delitos que le han sido imputados, entre ellos el de lavado de dinero, dijo este martes, el titular la Fiscalía General de la República (FGR) Alejandro Gertz Manero.

Mediante un video mensaje, detalló que  Lozoya, presentó su solicitud por escrito ante la sala penal de la audiencia nacional del Reino de España en la que aceptó la extradición requerida por las autoridades mexicanas.

Gertz Manero informó que el Gobierno de México enviará a Madrid un avión con bandera mexicana para el traslado de Lozoya con todas las medidas de higiene sanitaria, y una vez que esté en México se le interrogará acerca de los supuestos sobornos millonarios que recibió de la compañía brasileña Odebrecht, y por la supuesta compra que autorizó como titular de Pemex de la planta Agro Nitrogenados, a un costo superior de su valuación.

“Una vez que esta etapa se haya cumplido, se iniciarán de inmediato las diligencias correspondientes para establecer responsabilidades de todos los involucrados y beneficiarios de los delitos ya señalados, incluyendo a personas de relevancia o grupos políticos que hayan participado o se hayan beneficiado de estos despojos a la nación mexicana”, sentenció.

Lozoya fue detenido el 13 de febrero de 2020, en la Ciudad de Málaga, España, después que el Gobierno de México solicitara el apoyo de la Interpol y de la Policía española, la cual finalmente realizó su arresto. El ex funcionaria se encontraba  en la fraccionamiento de lujo de La Zagaleta, una colonia que de acuerdo con el diario La Jornada,  han utilizado multimillonarios prófugos de la justicia, desde narcotraficantes, mafiosos rusos y sicilianos y también importantes empresarios del petróleo de origen árabe.

En ese entonces, la captura fue calificada como icónica, ya que las autoridades realizaron una serie de investigaciones durante aproximadamente un año por diversos países de Europa, como Italia, Alemania y Francia, entre otros.

Emilio Lozoya Austin fue director de Pemex desde 2012 hasta 2016, durante el Gobierno de Enrique Peña Nieto (2012-2018); sin embargo, a pesar de sus fuertes vínculos con el ex mandatario, nada pudo impedir que se le detuviera. 

Con la llegada de Andrés Manuel López Obrador a la Presidencia en diciembre de 2018, la nueva Fiscalía empujó una investigación en contra de Lozoya, y en mayo de 2019 logró que el Poder Judicial Federal emitiera una orden de captura, pero además la Secretaría de la Función Pública (SFP) lo inhabilitó por un plazo de 10 años para ocupar un cargo. 

Los bienes de sus familiares están asegurados, por haber sido obtenidos presuntamente por acciones de lavado de dinero.