En su primera audiencia por uno de los dos casos de corrupción por los que fue extraditado desde España, Emilio Lozoya Austin, el ex director de Pemex en el gobierno de Enrique Peña Nieto, dijo estar dispuesto a colaborar con las autoridades y denunciar a un “aparato organizado de poder”, el cual estaría detrás de cada una de las corruptelas por las que se le acusa.

Ante el juez de control José Artemio Zúñiga Mendoza y mediante una videoconferencia, Lozoya reveló haber sido “intimidado, presionado e instrumentalizado” de forma sistemática, sin embargo dijo estar dispuesto a denunciar a quienes han cometido estos actos y dirá sus nombres en el momento en que sea oportuno durante el juicio.

“Denunciaré y señalaré a los autores de estos hechos y vuelvo a reiterar mi compromiso de colaborar con las autoridades del Estado mexicano”.

Tras la presentación del personal de la Fiscalía General de la República, el cual dio lectura de los delitos de los que se le acusa, Lozoya pidió la palabra y contó que aceptó haber sido extraditado de España para aclarar su situación jurídica.

“Mi compromiso fue renunciar al juicio extradición para que se aclare mi situación jurídica y en el momento de la exposición de datos de prueba demostraré que no soy responsable ni culpable de los delitos que se imputan”, dijo Lozoya Austin en una de sus primeras declaraciones.

Horas después, los abogados de Emilio Lozoya, por “instrucciones de su representado”, hicieron una puntual observación al Juez, en el que constara que Lozoya fue utilizado en su calidad de “instrumento no doloso, en el marco de un aparato organizado de poder que se alejó del derecho de cara a la comisión de hechos como los referidos”.

Por lo cual, Lozoya en su momento oportuno denunciará los hechos cometidos, señalando claramente a las personas responsables y cada uno de los cargos que ocupaban, con el fin de salvaguardar los beneficios del “criterio de oportunidad” que acordaron con la FGR.

“Este criterio de oportunidad ha sido solicitado por el señor Lozoya Austin a la FGR, tiene el objetivo de hablar con la verdad, encontrar esa verdad y finalmente hacer justicia”, indicaron los abogados.

Emilio Lozoya, Enrique Peña Nieto y Luis Videgaray. Foto: Especial

A esto, el juez Zúñiga Mendoza, contestó dirigiéndose a Lozoya: “advierto que más allá de este argumento en este momento ustedes estarían conformes con la petición realizada por la Fiscalía, estarían allanados”.

Y momentos después, el juzgador dio un receso para revisar el tema. Se prevé que la audiencia sea reanudada en punto de las 17:00 horas y se proceda a resolver la situación jurídica de Lozoya.

Las acusaciones contra Lozoya

La audiencia comenzó en  punto de las 9:35 horas de manera virtual y desde el Hospital Ángeles del Pedregal, como una medida de prevención ante la pandemia del COVID-19, y debido a que se dijo que el ex funcionario se encuentra delicado de salud, según lo determinó José Artemio Zúñiga Mendoza, juez de control del Centro de Justicia Penal Federal del Reclusorio Norte. 

La Fiscalía General de la República (FGR) solicitó la vinculación a proceso contra el ex director de Pemex por el caso Agro Nitrogenados y procedió  a desarrollar su solicitud.

Lozoya confirmó a sus representantes legales, Miguel Ontiveros Alonso y Alejandro Rojas Pruneda, quienes protestaron al cargo de abogados defensores.

Durante el proceso de la audiencia, la Fiscalía notificó a Emilio Lozoya que le acusan de haber transferido 3 millones de dólares de Altos Hornos de México a la cuenta de su hermana Gilda Margarita Lozoya Austin, sin que se identificara el origen de la transferencia.

Ante la acusación, Lozoya negó ser culpable de los delitos que se le imputan respecto al caso Altos Hornos de México y precisó que “el inmueble al que se refieren fue declarado ante la Secretaría de la Función Pública” desde que inició su gestión como director de Pemex.

Además, afirmó que jamás intentó ocultar la adquisición de la casa en Ladera 20, puesto que la incluyó en su declaración patrimonial al ser designado director general de Pemex.

Sin embargo, la FGR señaló que el 28 de noviembre del 2012 Lozoya fue beneficiado por Alonso Ancira a través de una transferencia millonaria de las cuentas de AMHSA en una sucursal de Monclova, Coahuila a su hermana entre junio y noviembre del 2012, dinero que Lozoya uso para comprar la residencia en Lomas de Bezares, cerca de Santa Fe, en la Ciudad de México.

Según la FGR, los 3 mil millones de dólares fueron depositados en cuentas bancarias de Suiza a una empresa fantasma de nombre Tochos Holding Límites, la cual pertenecía a Gilda Margarita Lozoya Austin, pese a no tener ninguna relación contractual o comercial con AHMSA de México, por lo que se considera dinero recibido mediante un soborno.

Tras presuntamente recibir el dinero por parte de Ancira, Lozoya adquirió la residencia en Lomas de Bezares con el fin de ocultar sus bienes.