Contactanos

 

Crónicas

Lilly Téllez, Alfonso Durazo y Morena en Sonora: la sierra y el viento

Por: Rodolfo Camacho (@Lobointhedesert)

29 de junio de 2018. Gerardo Cornejo (1937-2014) es sin duda una de las voces más representativas de la llamada literatura del desierto o del norte de México. Nacido en Tarachi, poblado de la Sierra Alta sonorense, Gerardo escribió en 1977 la novela La sierra y el viento, de tonos autobiográficos, en la que aborda la épica de quienes no se rindieron ante la geografía para sembrar caseríos que se convertirían eventualmente en ciudades.

En buena medida esa terquedad combativa explica lo mejor del espíritu colectivo sonorense: la persistencia ante un entorno geográfico y climático adverso, la decisión de ser a pesar (y aun en contra) de las circunstancias.

Algo similar ha ocurrido en esta campaña electoral en Sonora.

Pocos días previos al inicio de la campaña pensé en un nombre para un grupo de WhatsApp dedicado a asuntos de comunicación de Lilly Téllez y Alfonso Durazo, candidatos a senadores por Sonora de la coalición Juntos haremos historia.

Casi de inmediato vino a mi mente el título del extraordinario libro de Cornejo, ya que a mi parecer representaba las características esenciales de Lilly y Alfonso en tanto seres políticos, así como el papel que en también en mi opinión desempeñarían como fórmula para representar al proyecto encabezado por Andrés Manuel López Obrador para impulsar la transformación democrática de Sonora.

Sonora es una entidad en la que lamentablemente tiene lugar una suerte de neoporfiriato político extremo que se traduce en corrupción e impunidad del poder, autoritarismo y ausencia de democracia, pobreza y falta de oportunidades, así como una economía en la que solo unos cuantos, muy pocos y estrechamente ligados al poder, obtienen beneficios.

Desde el desconocimiento o la descalificación interesada suele pensarse y decirse en la derecha mexicana que Morena es una especie de Iglesia en la que solo importa López Obrador, ignorándose la rica vida interna que caracteriza a nuestro partido-movimiento y, particularmente, la forma como se articuló un frente amplio y plural para oponerse al PRIAN en esta elección.

El 9 de julio de 2017 se celebró en Hermosillo una asamblea presidida por Andrés Manuel López Obrador en la que se presentó el Acuerdo Político de Unidad por la Prosperidad del Pueblo y el Renacimiento de México, expresión estatal de la decisión del Congreso Nacional de Morena del 20 noviembre de 2016, en el que por mayoría se adoptó la decisión de convocar a mexicanos de todos los sectores sociales e inclinaciones políticas (incluyendo a militantes de otros partidos políticos) a sumarse a un proyecto mínimo cuyo objetivo fundamental es la transformación de México mediante la sustitución del actual régimen por una auténtica democracia republicana.

En Sonora este pacto fue suscrito por 7 mil hombres y mujeres libres, entre los que destacaron empresarios (entre ellos Arturo Bours, importante agricultor del sur del estado que se sumó con valentía y dignidad al proyecto de AMLO, y que actualmente es el candidato suplente al Senado de Alfonso Durazo), representantes de las etnias sonorenses, académicos e investigadores universitarios, habitantes de los pueblos del río Sonora (región gravemente afectada por la contaminación provocada por el Grupo México en septiembre de 2014), maestros cesados por la mal llamada Reforma Educativa, militantes y dirigentes del PAN, mineros jubilados, dirigentes de organizaciones campesinas.

El acuerdo expresó la existencia en Sonora de un clima político ya maduro para impulsar un frente plural de coincidencias y convergencias con el proyecto de cambio político que Andrés Manuel venía presentando en toda la República en su entonces condición de presidente del Comité Ejecutivo Nacional de Morena.

Lily Téllez y Alfonso Durazo. Foto: Especial.

Alfonso Durazo, quien había asumido la presidencia del Comité Ejecutivo Estatal en octubre de 2015, por su parte, venía trabajando ya en ese sentido desde el inicio de su gestión.

Ha declarado públicamente que su tarea como presidente estatal se fundamentó en la articulación de una visión progresista sonorense, en la que reconoce raíces históricas que no pudieron ser eliminadas por el binomio de gobiernos conservadores del PRI y el PAN que han dominado el poder  por décadas en el estado.

Ello es cierto: Sonora históricamente ha sido escenario de importantes luchas progresistas, comenzando por la Revolución Mexicana, que tuvo aquí no solo el antecedente de la huelga minera de Cananea, sino que fue uno de los apoyos más importantes en lo político y lo militar en la lucha contra la usurpación de Victoriano Huerta a partir de 1913.

Con ese espíritu, Alfonso Durazo promovió en Morena una paciente y constante política de inclusión y alianzas en sus giras como presidente estatal por todo el territorio sonorense.

En la metáfora de La sierra y el viento, Alfonso es la sierra. Tiene los pies anclados en la superficie y mira alto. Su formación, trayectoria y experiencia académica y política de décadas lo han preparado con solidez en el arte de escuchar, dialogar, tender puentes y generar espacios que permitan la suma de fuerzas y esfuerzos en torno al propósito superior de hacer de Sonora una verdadera democracia.

Alfonso Durazo y Andrés Manuel López Obrador. Foto: Especial.

Alfonso Durazo y Andrés Manuel López Obrador. Foto: Especial.

No sin superar resistencias, Alfonso ha convertido a Morena en Sonora en expresión del mandato del Congreso Nacional de noviembre de 2016: un espacio democrático, amplio, plural, incluyente, de hombres y mujeres que han dicho basta al más de lo mismo del PRIAN y sus gobiernos en los que nada cambia y todo empeora.

Al aproximarse el proceso electoral de este año, Morena tenía ya lista una red de participaciones en todo el estado que permitieron el surgimiento de candidaturas a las presidencias municipales, el congreso local y las diputaciones federales.

A solo tres años de surgido como partido político, Morena se había convertido en el estado en una fuerza política capaz de desafiar con éxito a la vieja hegemonía conservadora del PRIAN, que nunca pudo, por otra parte, sepultar al sedimento progresista que Alfonso Durazo proyectó como base de la identidad y la oferta política de Morena en Sonora.

En el caso de las candidaturas al Senado de la República, estas requerían de una operación política especial. Se trataba, por así decirlo, de las candidaturas insignia, es decir, de aquellas en las que se apoyaría el esfuerzo electoral.

Y aquí fue cuando, tras un proceso de consultas y encuestas, y vía las candidaturas estatutarias para representantes de la sociedad civil, llego el viento.

Lilly Téllez es una mujer excepcional.

Lily Téllez y Andrés Manuel López Obrador. Foto: Especial.

Lily Téllez y Andrés Manuel López Obrador. Foto: Especial.

Con una larga y acreditada trayectoria nacional en los medios de comunicación, su voz ha estado siempre comprometida con la denuncia de la corrupción y la impunidad que privan en México.

Lilly es, además, y de ello dio testimonio en esta campaña, alguien con una sensibilidad y empatía muy agudas y poco comunes. Su identificación con el calvario de los sonorenses de carne y hueso es sinceramente asombrosa.

Lilly es como el viento: libre, sin ataduras, impetuosa, pasional incluso, y todo ello se sumó muy positivamente a la fórmula de Morena para el Senado aquí en Sonora. Ella es sin duda la gran revelación política de esta campaña.

Esa condición de libertad le permitió a Lilly enfrentarse sin temores al régimen de corrupción que impera en Sonora y que va más allá de lo político. Queda ya como una huella para los tiempos políticos venideros en Sonora su valiente denuncia de la violencia contra la mujer ante la actitud soberbia de un grupo de periodistas que confundieron la libertad de expresión con el insulto machista y el desplante misógino.

La combinación de Lilly Téllez y Alfonso Durazo, la sierra y el viento, ha sido, decía, el buque insignia de la campaña de la coalición Juntos Haremos Historia aquí en Sonora.

Lily Téllez en acto de campaña. Foto: Especial.

Lily Téllez en acto de campaña. Foto: Especial.

Ambos recorrieron el estado escuchando y dialogando, actuando como voceros de la mayoría de los sonorenses hartos ya de las corruptelas y el abandono por décadas del PRI y el PAN.  Junto al esfuerzo de miles de voluntades anónimas, han logrado una hazaña nada pequeña: Morena es ya, sin duda, la primera fuerza política de Sonora. Mucho tiene esta campaña de innovación, pero también de correspondencia con las mejores luchas históricas de los sonorenses. Aquí hay una combinación muy interesante de historia, presente y futuro.

Estamos a unos días de la elección. Conoceremos pronto la decisión de los electores sonorenses. Pero puede anticiparse que Morena en Sonora, cobijada por López Obrador, pero también sustentada en un trabajo muy intenso de su dirigencia, candidatos, militantes y, sobre todo, de la propia sociedad sonorense lastimada e indignada por el maltrato prianista, hará que el régimen, como dice Alfonso Durazo, muerda el polvo.

Avatar
Escrito por

Click para comentar

Deja un comentario

Facebook




Suscríbete a Polemón por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para recibir notificaciones de nuevas entradas.

Únete a otros 1,239 suscriptores

Támbien te puede gustar

LMDP

Por delincuencia organizada, lavado de dinero y peculado, derivados de posibles desvíos por casi 3 mil millones de pesos de la Secretaría de la...

LMDP

La estrella de fútbol del equipo regiomontano Tigres, André-Pierre Gignac,  es investigado por la Fiscalía General de la República (FGR) debido a algunas anomalías...

LMDP

El Presidente Andrés Manuel López Obrador reafirmó que Brenda Lozano no será la agregada cultural de México en España e indicó que este mes...

Opinión

Las palabras de Guillermo Prieto salvaron en la historia a dos presidentes indios: Benito Juárez en 1858 y Evo Morales en 2019. En ambos...