La Ley de Seguridad Interior (LSI) está a punto de ser declarada inconstitucional por la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN). Al máximo tribunal del país sólo le faltan dos votos para derribar la legislación que aprobaron los anteriores diputados para facultar a las Fuerzas Armadas en tareas de seguridad pública.

El presidente de la SCJN, Luis María Aguilar, suspendió el debate cuando faltaban doce minutos para el límite de las 14:00 horas, por lo que la discusión seguirá el jueves. Hasta el momento son seis ministros los que se han pronunciado por declarar inconstitucional la norma y sólo faltarían dos votos más para invalidarla.

Lo que llamó la atención es que Luis María Aguilar concluyera la sesión de este martes después de que los seis ministros que fijaron postura se manifestaran por la invalidez de la norma, sin esperar a que los restantes tomaran la palabra. Este miércoles, el equipo del presidente electo Andrés Manuel López Obrador presentará su plan de seguridad, por lo que el fallo de la Corte será posterior a este anuncio.

Enrique Peña Nieto encabeza un acto cívico-militar. Foto: Especial.

Los ministros que están por declararla inconstitucional, argumentan que hubo vicios parlamentarios durante la aprobación de la ley, además de que ésta “encubre” la presencia del Ejército y la Marina en funciones de seguridad pública.

El ex procurador general de la República en el gobierno de Felipe Calderón, Eduardo Medina Mora, fue enfático en su rechazo.

“Podría perpetuarse el incentivo perverso de que las autoridades civiles se desentiendan de su obligación constitucional de dar seguridad a los ciudadanos”, expresó el también director del Centro de Investigación y Seguridad Nacional (Cisen) en la gestión de Vicente Fox.

Tanto el gobierno de Felipe Calderón como el de Vicente Fox incentivaron la participación del ejército en el combate al narcotráfico. Medina Mora precisó que el presidente de la República puede disponer de militares, pero el Congreso no está facultado para legislar en materia de seguridad interior.

El ex presidente Felipe Calderón durante una ceremonia militar. Foto: Especial.

Por su parte, el ministro Arturo Zaldívar, quien aspira a asumir la presidencia de la SCJN en enero próximo, dijo que la ley “encubre una función de seguridad pública”, aunque lleve el nombre de seguridad interior.

Lo mismo expresó el ministro José Ramón Cossío Díaz, y se sumaron los ministros Norma Lucía Piña Hernández, Javier Laynez Potisek y Alberto Pérez Dayán, quienes se han manifestado por desechar en su totalidad el proyecto en discusión.

Del grupo mayoritario, José Ramón Cossío ratificó su postura de que sólo el Ejecutivo puede disponer de las Fuerzas Armadas, pero sólo en el caso de que haya declaración formal de guerra o de suspensión de derechos humanos.

El ministro Jorge Mario Pardo Rebolledo,  es uno de los que sí avala al Congreso de la Unión como ente con facultades para legalizar la participación de militares en tareas de seguridad pública.

La Ministra Piña optó por criticar la forma en que la Junta de Coordinación Política de la Cámara de Diputados dispensó todos los trámites y, de un día para otro, impuso la aprobación de la ley, cuyo dictamen fue conocido minutos antes de la sesión por la mayoría de los legisladores.