La subsecretaria de Bienestar, Ariadna Montiel Reyes, dio a conocer este lunes que una serie de irregularidades que existían en las estancias infantiles que eran operadas por la, ahora extinta, Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol):

  • Un padrón inflado
  • Estancias fantasmas
  • Una red de prestanombres
  • Sobornos a los supervisores
  • Capacitación deficiente
  • Defraudación

Además, el DIF detectó que el 40 por ciento de estas instancias presentaba un riesgo total para los pequeños, por lo que fueron cerradas. No obstante, las observaciones de la Secretaría indicaban que “todo estaba bien”.

Montiel Reyes agregó además que la cuota adicional que se cobraba a los padres de familia no estaba regulada, por lo que cada estancia recibía, en promedio, 800 pesos extras.

Por su parte, la secretaria de Bienestar, María Luisa Albores, explicó que algunas de las irregularidades que se encontraron también involucran a Protección Civil, ya que en muchos casos no había extintores, o en otros no existían ni protocolos ni manuales de cuidados.

Mencionó un ejemplo ocurrido el viernes pasado, donde en la estancia el Colorín, en el Sombrerete, no se contaba con los filtros apropiados para examinar los menores cuando eran llevados a la estancia, para determinar si tenían alguna enfermedad o golpe.

Así, una pequeña que tenía días enferma de gripa falleció en la estancia a causa de pulmonía. Además, la responsable de esa estancia tenía dos instancias.

Cambios para combatir las irregularidades

Albores explicó que el programa de estancias infantiles tendrá nuevos cambios, y que el principal será la entrega del apoyo de 800 pesos mensuales a los padres de familia.

Fachada de una estancia infantil en México. Foto: Especial

Al respecto, Ariadna Montiel detalló que ahora este apoyo recibirá el nombre de “Programa de Apoyo para el Bienestar de Niñas y Niños hijos de madres trabajadoras”, y que actualmente se tiene un padrón de casi 330 mil niños, es decir, 4.7 por ciento de la población de su edad.

El Programa de Estancias Infantiles tiene 9 mil 582 estancias en las que hay serias irregularidades.

El Estado de México, por ejemplo, es la entidad con más estancias –mil 184- pero ocupa solo el lugar 22 por rezago social. Sin embargo, en Oaxaca, hay sólo 231 estancias infantiles, pese a que es el estado con mayor rezago social.

“El programa no tenía en lo absoluto una focalización para combatir el rezago educativo. No tenían ninguna focalización que llevara de manera sistemática que se podría estar apoyando a las localidades con mayor pobreza”, dijo.

Dicho programa, recordó, fue establecido para las madres trabajadoras que no contaran con seguridad social o que estuvieran en busca de un empleo, pero se encontró duplicidad en el padrón. Para el DIF, el 62.8 por ciento de los niños no cumplió con los requisitos para la afiliación.

Fachada de una estancia infantil en México. Foto: Especial

También mencionó que uno de cada tres pequeños afiliados tenía padres que sí cuentan con seguridad social.

Además hay 311 niños que están inscritos en las instancias infantiles del ISSSTE y también en las de Sedesol, mientras que más de 5 mil madres son beneficiarias de Prospera.

Se dio a conocer también que existe una lista de niños inexistentes, y que el 62.9 por ciento del total para el DIF no comprobó cumplir con los requisitos de afiliación.

Explicó que no había una regulación sobre el pago adicional que hacían los padres de familia, pero que en promedio se compraba 800 pesos; que había una red de prestanombres, mediante los responsables de las estancias y que había ocasiones en que ellas administraban cinco, seis o hasta diez.

Dijo también que se encontraron estancias fantasmas, que hubo sobornos a los supervisores, que la capacitación fue deficiente y que hubo situaciones en las que se entregó recurso para abrir estancias, pero éstas nunca se consolidaron; de estos últimos hay 150 casos.

Estancias que requieren atención

El DIF alertó que hay 7 mil estancias que fueron evaluadas y resultaron con foco rojo, es decir, que deberían ser cerradas.

Lo alarmante es que únicamente el 30 por ciento de las estancias no presenta una situación de riesgo; el 26 por ciento presenta situaciones de riesgo que deben ser atendidos a corto plazo; el 40 por ciento está en riesgo para los pequeños y debió cerrarse; y 4 por ciento se encuentran cerradas.

Luego de que el DIF hiciera más de 42 mil supervisiones, detectó que había 80 mil niños del padrón que no se vieron y encontraron una población de más de 244 mil menores.

No obstante, según Montiel Reyes, la Sedesol determinó que “todo estaba bien”. Según esta Secretaría, el 82 por ciento de las estancias cumplía con todos los requisitos.

Por ese motivo, reiteró Montiel, el apoyo ya no será transferido a las estancias, sino directamente a los padres.

“Ya no se dará apoyo a las estancias de manera económica”, dijo, y añadió que la entrega de los apoyos a los padres “será directa, a través de una tarjeta bancaria”, una vez que se actualice el padrón para dar prioridad a las niñas y niños que habiten en los lugares más rezagados del país.

 Añadió que igualmente se seguirán haciendo las revisiones a las estancias y se colocará un semáforo del DIF afuera de cada una, para que los padres decidan a dónde llevar a sus pequeños.

Por último, dijo que las estancias infantiles en los municipios indígenas son muy pocas, por lo que se buscará impulsarlas en estas zonas y que el DIF apoye con comida caliente, para que los menores consuman alimentos dos veces al día.