Hoy, en su acostumbrada rueda de prensa matutina, el Presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, anunció un ambicioso plan para “rescatar al sistema de salud”.

Pintó una situación preocupante y delicadísima del sistema actual de atención médica en el país:

Está deshecho, fraccionado, no hay médicos, hay miles de trabajadores eventuales desde años. Por un lado está el Seguro, el ISSSTE, el gobierno federal, los gobiernos estatales…, hay presupuesto de alrededor de 90 mil millones de pesos para la compra de medicinas y equipos y sin embargo no hay medicamentos en los centros de salud, en los hospitales. Es gravísimo lo que está sucediendo, no hay atención a la gente.

Aseguró que los presupuestos del Instituto Nacional del Seguro Social (IMSS) y del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE) aumentarán en 2019, y que en general los recursos destinados a la salud se incrementarán.

Pero además, afirmó que mañana iniciará un plan para “garantizar atención médica y medicamentos gratuitos”.

Indicó que este plan se iniciará en ocho estados del sur del país donde, mencionó, “hay más necesidad porque hay más pobreza”.

El plan consiste en “federalizar” al sistema de salud, lo cual significa que “se va a suscribir un convenio con los Estados para que la Federación se haga cargo del sistema de salud”.

Esto implica que, el gobierno federal, invertirá en las primeras ocho entidades que participarán en el plan un fondo especial de salud de 25 millones de pesos, para que “haya médicos, que la atención médica sea gratuita, y que se entreguen los medicamentos de manera gratuita, que no falten: que mejore el sistema de salud”.

Andrés Manuel López Obrador con medios de comunicación, el 13 de diciembre de 2018.

Afirmó que en el plan también se contempla que personales que ha laborado en el sistema de salud, como médicos, enfermeras y trabajadores, y que llevan más de 20 años trabajando como eventuales, logren regularizarse de forma paulatina.

Al signar el plan se ha invitado a los dirigentes de los trabajadores del sector salud.

Los primeros estados que entrarán al programa son Guerrero, Oaxaca, Veracruz, Tabasco, Chiapas, Campeche, Yucatán, Quintana Roo. Se contempla que ocho estados se integrarán cada seis meses, para que, dijo Andrés Manuel, en 2 años “se establezca el nuevo sistema de salud pública, porque es fundamental”.