Por: Jorge Gómez Naredo (@jgnaredo)

21 de julio de 2018. Hay quienes pensaron que con la victoria de Andrés Manuel López Obrador se abrió una “luna de miel” entre él y sus críticos (grandes empresarios, medios de comunicación, poderes fácticos, actores políticos facciosos, etcétera).

Varios comentadores de noticias mencionaron que las reuniones de AMLO con integrantes de la élite empresarial eran “buenas señales”. Decían que el tabasqueño se “moderaba” ahora ya como virtual presidente.

Sin embargo, esa luna de miel en realidad nunca existió. Y es que, ¿acaso se piensa que de la noche a la mañana, los que se han enriquecido ilegalmente, van a estar contentos que llegue alguien a la presidencia a poner orden y acabar con la corrupción?

El primer golpe visible contra AMLO como virtual presidente proviene, precisamente, del INE: la multa a Morena por supuestas irregularidades en un fideicomiso

El INE, es importante recordarlo, no está formado de consejeros independientes que actúan siempre por la verdad y la equidad. Nada más alejado de la realidad. El INE está formado por consejeros que tiene relaciones, vínculos, lealtades y, algunos, hasta dueños.

Por eso que hayan multado a Morena por un fidecomiso privado, que ha sido llevado con honorabilidad y transparencia (ante instancias federales), es una burda maniobra para golpear a AMLO y a Morena.

La intención es simple: que sepa AMLO que ellos, los que se sienten dueños de México, quieren seguirlo siendo. Y que tienen aún fuerza, que no están tan desperdigados y tan débiles como la gente cree.

Así que nada de “luna de miel”. Quienes pensaban que este país no se iba a transformar en una alcoba donde todo fuera amor, pues se equivocaron. La guerra contra AMLO ahora como virtual presidente apenas comienza.

II

En el PRI, dice Claudia Ruiz Massieu, están abiertos incluso hasta cambiarle de nombre al partido y hacerlo “incluyente, plural y autocrítico”.

O sea que, ¿no tuvieron tiempo de hacerlo así? ¿En estos 6 años de tener a un presidente del país, no se les ocurrió hacer al PRI un mejor organismo políticos?

Vaya caso.

Lo interesante es que, ese partido, no es el único que quiere cambiarse de nombre, colores, siglas, principios, etcétera. Hace menos de una semana en el PRD, su dirigente, planteó lo mismo.

No entienden que cambiar de nombre no implica cambia de prácticas: el color no da honorabilidad, decencia, honestidad.

III

Este texto tiene finta no de artículo de opinión, sino de columna. Y quizás la sea. Todavía no tiene nombre, y está en proceso de planeación.