Por: Redacción (@Revistapolemon)

18 de julio de 2018. Los dirigentes del Partido de la Revolución Democrática (PRD) no reconocen que hayan sufrido una debacle en el pasado proceso electoral ni que esté el partido del Sol Azteca a punto de desaparecer. Sin embargo, si asumen que se encuentran en una etapa de “reflexión profunda”, donde están pensando en hacer modificaciones en el nombre del partido, las siglas, los colores, del logotipo, en fin, de todo lo que huela a PRD.

Así lo reconoció Manuel Granado Covarrubias, actual dirigente de dicho organismo político, quien ayer, acompañado de varios secretarios de su Comité Ejecutivo, mencionó:

“si el PRD con su nombre y sus siglas se tiene que quedar, se va a quedar, y si el PRD con su nombre y sus siglas tiene que modificarse, así lo haremos”.

Estas palabras fueron dadas en una rueda de prensa en el que se pretendió, por parte de la dirigencia del PRD, asumir los “errores cometidos”, pero que fue más que nada para mencionar que muchas de las propuestas del nuevo gobierno, en realidad, son de ellos y fueron planteadas mucho tiempo atrás.

Mencionó, por ejemplo, la despenalización del aborto, la legalización de la mariguana, la disminución del salario al presidente, etcétera.

Se dijeron los del PRD preparados para ser una oposición responsable, que propugne por un camino izquierda, pero no de cualquier izquierda, sino de una “democrática y progresista”.

Respecto a la debacle electora sufrida el 1 de julio, la dirigencia del PRD no la calificó así, pues se adujo que no participaron con candidatos propios en muchas partes del país. Incluso, indicó Granados: “aún así tuvo presidencias municipales en un gran número, diputados y senadores”. Agregó el dirigente del todavía Sol Azteca que “hay militancia, lealtad y compromiso [y que] eso es lo que se tiene que rescatar [del pasado proceso electoral]”.

Cabe recordar que el Frente entre el PRD, al PAN y a Movimiento Ciudadano se firmó en 2017 y en la documentación signada se indica que durará hasta el 2024.