La jefa Fabiana se llama Fabiana Maribel Zepeda Arias y es jefa de la división de programas de enfermerías del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), y hoy, a eso de las 7:25, hizo llorar a todo el país.

La conferencia vespertina para informar sobre el COVID19 comenzó, como es costumbre, con el doctor José Luis Alomía Zegarra, director general de Epidemiología. Dio los datos: más contagios y más lamentables fallecimientos. Más lucha contra la epidemia.

Después, llegó Hugo López-Gatell, subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, y presentó a “la Jefa Fabiana”.

Ella, vestida de su trabajo, es decir, de enfermera del IMSS, comenzó su charla: explicó que atendían a los enfermos del coronavirus, que tuvieron carencias en algún momento, que ya no. Parecía una maestra, explicando detenidamente los puntos de la clase.

Hasta que llegó al momento que hizo que a ella se le salieran casi unas lágrimas y, al país que la veía, varias.

Fue cuando pasó a la lámina de “seguridad”, con el subtítulo de “No a las agresiones”

Sus palabras comenzaron así: “Hoy, en el IMSS, tenemos registradas 21 agresiones a personal de enfermería. Esto ha sido en 12 entidades federativas, de las cuales pues representan poco menos de la mitad de toda la República”.

Pido a las personas de la prensa que los apoyaran para “hacer extensivo esta llamado de respeto, de parar la agresión”.

Se detuvo. Le costaba trabajo expresar lo que quería expresar, no porque no lo pudiera hacerlo, sino porque le dolía.

Fue ahí que la jefa Fabiana se rompió y nos rompió el corazón.

“miren, en este caso duele. Duele hablar de esto. Duele hablar de lo que le pasa a tu gente, duele hablar de los trabajadores de la salud, que también somos personas, que también tenemos familia, que hoy estamos dejando muchas cosas. Estamos dejando nuestras casas, nuestra familia, estamos dejando nuestra vida en las unidades hospitalarias. Y esto no es gratuito, esto lo decidimos, porque todos los días decidimos ser lo que somos, y no sólo hablo por las enfermeras y los enfermeros, hablo por todo el personal de salud, por todo aquel que porta un uniforme y que está convencido de que la atención a la salud es lo mejor”.

Las palabras de la Jefa Fabiana calaron hondo. Cuando terminó su presentación, Hugo López-Gatell le reconoció y le dijo que habían sido unas palabras muy sentidas.

Mientras esto pasaba, el país se ponía a llorar por toda esa gente que, valiente, está enfrentando a la pandemia y que Fabiana los representó.