Por: Redacción (@RevistaPolemon)

6 de abril de 2018. José Antonio Meade posee, como auto propio, un vehículo marca Honda. Lo compró ya hace dos años, en 2016, y le costó 252 mil pesos. Así de austero dice Meade que es.

En su declaración, presentada ayer, también admitió ser dueño una pequeña casa en Coyoacán, que le costó poco más de 2 millones de pesos, y que ahora, con las manitas de gatos y pequeñas ampliaciones que le ha hecho, asciende su valor a poco más de 3 millones 700 mil pesos.

Agregó que en 2017 ganaba algo así como 199 mil pesos al mes.

Esta declaración fue anunciada con bombo y platillo, y decidió bautizarla como el humilde título de declaración 7de7. Y es que le agregó a la simple 3de3 -que son las declaraciones patrimonial, fiscal y de conflicto de intereses- a) la opinión de su contador; b) sus cuentas de ahorro; c) un informe de su situación fiscal y d) una consulta a los registros públicos de todos los estados del país.

También dijo que tenía una cuenta en el banco, pero que la cantidad en ella ni llegaba a los 100 mil pesos

Esta declaración se da 20 años después de que José Antonio Meade comenzó a trabajar en el sector público, y es que se había negado a hacerla. Pero ahora sí, Meade es, sin duda, más transparente que el agua (al menos para quienes le llevan sus campaña presidencial y para sus asesores).