La intención era clara: que un juez ordenara la suspensión de las conferencias de prensa vespertinas que encabeza el Dr. Hugo López-Gatell, las cuales son vistas por millones de personas.

¿Por qué?

Cualquier motivo era bueno.

Sí, era improbable que tuviera éxito la propuesta, porque es una estupidez querer suspender una conferencia que informa todo lo relativo a la pandemia de covid-19, pero si se metía ruido y un juez aceptaba, quizás podía complicar el asunto.

Cualquier resultado que impidiera una o dos conferencias hubiera sido un logro.

La petición la hizo Óscar David Hernández Carranza, un empresario que se asume como líder de la sociedad civil. Tiene varias organizaciones sociales, una de las cuales se llama “Fundación para la Promoción del Altruismo.

En general, es complicado conocer los datos de personajes del empresariado, pues muchos apuestan a pasar desapercibidos. Pero Hernández Carranza no. En su cuenta de Linkedin colocar varios puntos. Menciona que fue Presidente y fundador del “Premio Nacional de Salud A.C, “asociación que reconoce las acciones de personas y organizaciones a favor de la salud en nuestro País”.

También resalta que durante años participó como el director general de Lloyd Internacional, SC,, empresa con “certificación de prestigio internacional”.

También Hernández Carranza ha participado durante más de 10 años en organizaciones empresariales, y en especial en la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex).

Dice en su currículum que fue de 2015 a 2017 “presidente de la Comisión Nacional de Seguridad Social y Salud de la Coparmex”; de 2012 a 2016, encabezó la “Comisión Nacional de Salud y Protección contra Riesgos Sanitarios de la Coparmex”; y de 2010 a 2011, fue “Presidente de la Comisión de Pyme de la Coparmex Metropolitano”.

Hernández Carranza en diciembre del año pasado fundó la asociación “México de Diez, que describe como “una propuesta ciudadana para darle rumbo y dirección a nuestro País. Queremos estar dentro de las 10 economías más importantes del mundo, pero también que México cuente con un sistema de salud, de educación y seguridad pública acorde a un país de diez”.

La demanda donde pedía suspender las conferencias de Hugo López-Gatell, afirmaba que debía ser así porque

las omisiones. Contradicciones que ha incurrido el Dr. Hugo López-Gatell, subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, en su carácter dimensiona de vocero y responsable designado de encabezar por parte del Estado mexicano todos los actos para hacerle frente a la pandemia de covid-19 en nuestro país y las obligaciones que le expresamente le impone la Constitución general de la República, la ley general de la salud, y el reglamente interno de la ley general de salud, cuyo incumplimiento trasgrede y pone en peligro la vida y la salud del suscrito, mi familia y de la sociedad en general, por lo que exijo su separación de ambas responsabilidades públicas, como vocero y subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, por su negligencia y falsedades en su acción y omisión a fin de que sus actos de autoridad no propicien mayor riesgo a mi salud, a la salud de mis familiares y de la población en general.

La cuestión aquí es saber si Hernández Carranza actuó como un ciudadano de derechas que hace locuras, o si fue enviado por la organización empresarial en la cual sirvió por diez años, es decir, por la Coparmex.

Habrá que preguntarle a su actual (lo es desde 2016), Gustavo de Hoyos, si hay alguna relación del organismo que encabeza con la demanda que hizo Hernández Carranza.

La resolución Hernández fue desechada, por claramente improcedente.

“Resulta improcedente conceder la suspensión provisional de los actos reclamados en los términos en los que lo solicita, en virtud de que la conferencia de prensa constituye el medio de comunicación oficial establecido por el gobierno federal, a fin de tener informada a la población en general de la situación que impera en el país respecto a la pandemia que nos afecta, lo cual incide en el orden público y en el interés social, que resultarían trastocados ante la cancelación de esa conferencia de prensa […] la conferencia presenta la tasa de letalidad global, la transmisión o los casos confirmados, la actualización de nuestro panorama nacional, la distribución por entidad federativa, por tasa de incidencia acumulada, por grupo de edad, así como las defunciones, entre otros datos de interés general, lo cual no puede suspenderse ante el cuestionamiento de que los datos proporcionados por los intervinientes no son correctos o actualizados; pues, se inste, es el medio de comunicación que se estableció para tener informada a la sociedad mexicana […] por tanto, los actos reclamados no son susceptibles de suspenderse, dado que la concesión de la suspensión de esos actos produciría la afectación del interés social y disposiciones de orden público, pues de concederse la suspensión para los efectos solicitados se impediría mantener informada a la población en México de la situación que impera en el país respecto a la pandemia generada por el virus denominado SARS-CoV2 (COVID-19). En esas condiciones, lo procedente es negar la suspensión provisional solicitada por Óscar David Hernández Carranza

Pero la duda queda ahí: ¿la Coparmex tuvo algo que ver con la demanda?